Ir a contenido

Lo mejor del concierto, en imágenes

Sus Satáncias majestedes reconcilian a Cuba con el rock

EFE / Ernesto Mastrascusa

Lo mejor del concierto, en imágenes
Lo mejor del concierto, en imágenes
Lo mejor del concierto, en imágenes
Lo mejor del concierto, en imágenes
Lo mejor del concierto, en imágenes
Lo mejor del concierto, en imágenes
Lo mejor del concierto, en imágenes
Lo mejor del concierto, en imágenes
Lo mejor del concierto, en imágenes
Lo mejor del concierto, en imágenes
Lo mejor del concierto, en imágenes
Lo mejor del concierto, en imágenes
Lo mejor del concierto, en imágenes

/

Sus Satánicas Majestades reconciliaron Cuba con el rock -duramente mucho tiempo considerado en la isla un instumento del imperialismo americano- en un concierto único que hizo vibrar a cientos de miles de cubanos desde el primer hasta el último minuto de las dos horas y media de música, espectáculo y emociones.

 "Sabemos que años atrás era difícil escuchar nuestra música en Cuba, pero aquí estamos tocando para ustedes en su linda tierra. Pienso que finalmente los tiempos están cambiando", apuntó Mick Jagger en español

Los Rolling desplegaron su artillería pesada desde el primer momento. Con los primeros acordes de 'Jumpin Jack Flash' un sinfín de teléfonos móviles iluminaron la Ciudad Deportiva de La Habana: todos querían registrar para el recuerdo la entrada triunfal de la banda británica en una noche para la historia. Le siguió 'It's only Rock'n Roll' . Pero el concierto fue mucho más que eso, mucho más que rock 

Los 3,55 minutos de la versión original de 'Satisfaction', lanzada en 1965, se alargaron más del doble. La fiesta fue mayúscula. Los cubanos ya nunca más tendrán que escuchar a los Rolling a escondidas. "Ya nada será como antes", resumían muchos al abandonar el concierto en un caos de tráfico monumental.