29 mar 2020

Ir a contenido

CIRSIS DE LOS REFUGIADOS

El flujo migratorio no cesa tras el acuerdo de la UE con Turquía

Casi 1.700 personas han llegado a Grecia tras la entrada en vigor este domingo del pacto bilateral con el estado turco

Una embarcación de migrantes llegando a la isla de Lesbos.

Una embarcación de migrantes llegando a la isla de Lesbos. / Petros Giannakouris

Un total de 1.662 personas han llegado a las costas griegas tras la entrada en vigor del acuerdo bilateral entre la Unión Europea y Turquía este domingo, según ha indicado este lunes el órgano de coordinación de la política migratoria en Grecia (SOMP).

Las llegadas, concentradas en las islas de Chios (830) y Lesbos (698), no han cesado a pesar de que el acuerdo tenía como principal objetivo la reducción del flujo migratorio. La continuación de las llegadas "ha creado un problema objetivo y plantea preguntas sobre las intenciones de todas las partes interesadas" pues Turquía se había comprometido a bloquear las salidas desde sus costas, ha explicado Giorgos Kyritsis, el portavoz del SOMP.

NUEVO PROCEDIMIENTO

Sin obviar el nuevo planteamiento migratorio, que prevé el retorno a Turquía de todos los migrantes que lleguen a Grecia desde este domingo, incluidos los solicitantes de asilo sirios, todas las personas que lleguen a Grecia seguirán siendo llevadas a los puntos de acceso (centros de registro e identificación), ha explicado Kyritsis. En el caso de los demandantes de asilo, estos deberán permanecer retenidos hasta que los expertos griegos puedan examinar sus casos y determinar la resolución. 

Esta acumulación de personas en las islas hace que sea aún más imperioso reducir el flujo migratorio, pues de lo contrario las pequeñas administraciones insulares muy probablemente queden desbordadas en poco tiempo. A pesar de que la operación de vaciar dichas islas de migrantes comenzó el sábado por parte de las autoridades griegas, las islas siguen estando altamente pobladas de refugiados que esperan la resolución de sus casos o su traslado. 

Sin los refuerzos prometidos por los expertos de la UE, entre ellos los 2.300 en total que se esperan por parte del gobierno griego, las tareas se complican más si cabe. "Esperamos que las vacaciones de Semana Santa no sean un factor de retraso en su llegada. La situación requiere una respuesta urgente", ha explicado el portavoz. La situación se complicaría mucho sin dichos refuerzos, porque el acuerdo supone que los migrantes que soliciten derecho de asilo requieren un examen individual de sus casos. Esta política de retención necesitará la participación de más de 4.000 agentes, con un presupuesto estimado de 280 millones de euros en los próximos seis meses. El pacto prevé también que por cada sirio devuelto a Turquía, otro sirio será "reubicado" en la UE.