Ir a contenido

DRAMA EN LOS ALPES

"Tengo miedo", escribió Andreas Lubitz antes de estrellar el avión de Germanwings

La investigación revela el último correo electrónico que envió el copiloto alemán a su médico 14 días antes de la tragedia

Carles Planas Bou

El copiloto Andreas Lubitz en una foto de 2009.

El copiloto Andreas Lubitz en una foto de 2009. / AP / MICHAEL MUELLER

Andreas Lubitz padecía serios trastornos mentales. Así lo ha corroborado el primer informe que la fiscalía francesa ha documentado sobre el estado de salud del copiloto alemán de Germanwings que terminó con la vida de 149 personas cuando el 24 de marzo de 2015 decidió estrellar el avión que pilotaba desde Barcelona hacia Düsseldorf en los Alpes franceses.

Casi un año después de la tragedia, en la que murieron 60 españoles, el diario alemán Bild ha conseguido publicar en exclusiva un resumen de ese informe en el que se detalla la inestabilidad mental de Lubitz. Bajo el título “¡Tengo miedo! Duermo solamente dos horas cada noche” el rotativo también detalla el último correo electrónico que el copiloto mandó a su médico 14 días antes del siniestro.

En él se queja de que no puede conciliar el sueño y que sufre crecientes problemas de visión. “Hace dos semanas que estoy tomando Mirtazapina (antidepresivo) pero he duplicado la dosis porqué no mejoro, lo que me hace estar muy nervioso y me provoca pánico por la falta de visión”, detalló Lubitz.

El documento también repasa el largo historial médico del copiloto alemán, que con tan sólo 27 años había llegado a consultar a hasta 41 médicos. Antes de poner fin a su vida y estrellar el Airbus 320 de Germanwings, Lubitz consultó a dos doctores. La primera, el 17 de febrero, le envió a un psiquiatra para que analizase su problemas psicosomáticos. El segundo, del 2 de marzo, le aconsejó someterse urgentemente a psicoterapia y posteriormente lo transfirió a una clínica psiquiátrica. “Tengo miedo de perder la visión. Si no fuera por los ojos todo estaría bien”, informó entonces.

GRAVE FALLO

A pesar de todos esos problemas, el documento revela que la compañía nunca los detectó, un grave fallo que ahora puede traducirse en una demanda  multimillonaria para indemnizar a las familias de las 149 víctimas. Después de la tragedia, Germanwings aseguró que Lubitz se encontraba de permiso médico entre el 16 y el 22 de marzo.

El informe de la fiscalía francesa, de hasta 6.000 páginas de información detallada, se publicará el próximo 13 de marzo. Aún se desconoce el papel que jugó en los hechos el psiquiatra Robert S., destinatario de los mensajes de Lubitz y el médico que trató su depresión durante el 2008 y el 2009.

El documento también abre la puerta a cuestionarse porqué los médicos que conocían la incapacidad del copiloto para afrentar un vuelo no informaron a la compañía.