Ir a contenido

Una biografía de Blair desvela que fue amante de la exesposa de Murdoch

La salida del libro coincidirá con la cuarta boda del magnate de la comunicación

Begoña Arce

Wendi Deng y Tony Blair

Wendi Deng y Tony Blair

Rupert Murdoch volverá a convertirse este fin de semana en un hombre casado. La boda entre el magnate de los medios de comunicación y la ex modelo Jerry Hall tendrá lugar en la iglesia de Saint Bride en Londres. El templo se halla en Fleet Street, la antigua calle de la prensa y es por tradición el hogar espiritual de los periodistas británicos. Será la cuarta boda de Murdoch, que a los 84 años vuelve apostar por una institución que le ha valido algunos sinsabores.

Del último y el más sonado habla precisamente el libro que este jueves publica el periodista de investigación Tom Bower. Se trata de una biografía de Tony Blair, ('Promesas rotas: Tony Blair. La tragedia del Poder'), en la que Bower cuenta los detalles de la noche secreta entre el exprimer ministro laborista británico y la entonces esposa de Murdoch, Wendi Deng, que acabó con el matrimonio de estos últimos.

De acuerdo con la recopilación adelantada por el 'Daily Mail', Blair, que es padrino de una de las hijas de Murdoch y Deng, se encontró con el magante en América en el 2011, poco después del cierre del periódico 'News of the World' y el escándalo de las escuchas.

EN LONDRES Y EN CALIFORNIA

El expremier y Deng, de 43 años, pusieron rumbo a China, el país natal de ella, en un viaje de negocios. La relación se fue estrechando y tras el viaje, Blair visitó a Deng en dos ocasiones en su casa de Londres. Ese mes de agosto fue visto sólo con ella en un club del barrio de Mayfair.

La siguiente cita conocida fue en rancho de los Murdoch, cerca de Carmel en California. Deng recibió a Blair a solas y juntos pasaron la noche, después de decirle a su marido que estaría con una amiga. El encuentro tuvo lugar el 23 de abril del 2013. Al día siguiente Blair se encontró con Murdoch en Los Angeles para pedirle dinero para una de sus fundaciones.

El magnate se enteró de lo ocurrido a sus espaldas, cuando la policía, investigando el escándalo de las escuchas, halló los correos de Deng. En ellos había indicios de una relación muy cercara con su entrenador de tenis, con el fundador de Google, Eric Schmidt, y con Blair. A éste último decía echarle mucho de menos y hablaba su “buen cuerpo” y de sus “piernas realmente buenas”.

DIVORCIO FULMINANTE

El propio Murdoch ha contado cómo interrogó a los empleados del rancho y estos confirmaron la presencia del británico. El divorcio fue fulminante. Pocas horas después del anuncio, Blair llamó a Murdoch para negar el affaire. La conversación fue breve y el magnate no ha vuelto a aceptar sus llamadas. Blair sigue casado y habla de vez en cuando con Deng por teléfono.