Ir a contenido

La crisis en Venezuela

El parlamento de Venezuela, controlado por la oposición, declara la emergencia alimentaria

El Gobierno de maduro contraataca con el aval del Tribunal Supremo a su decreto de emergencia económica rechazapor por la legislatura

ABEL GILBERT / BUENOS AIRES

Una mujer compra en un supermercado en Caracas (Venezuela).

Una mujer compra en un supermercado en Caracas (Venezuela). / MIGUEL GUTIÉRREZ (EFE)

La Asamblea Nacional (AN), donde la oposición tiene mayoría cualificada, declaró la emergencia alimentaria ante la falta de insumos y productos básicos que azotan a Venezuela. El Congreso le pidió a la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y al Fondo para la Infancia de la ONU (UNICEF) que envíen sendas delegaciones para evaluar las consecuencias de la crisis, en especial en los niños. El texto aprobado le exige al Gobierno que termine con "los controles y trabas" que perjudican a la producción nacional.

La postura de la AN puso en escena nuevamente el conflicto de poderes en el país entre el Gobierno chavista y un parlamento controlado por la oposición. Tras su pronunciamiento, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) dictaminó que la emergencia económica decretada semanas atrás por el presidente Nicolás Maduro está vigente y es constitucional a pesar de haber sido  rechazada por la legislatura.  

Horas antes del dictamen del TSJ, el Parlamento fue el territorio de disputas entre la Mesa de Unidad Democrática (MUD) y el chavismo. Para la MUD no existe la seguridad alimentaria en Venezuela. Y eso es consecuencia de las políticas de un presidente a cuya gestión le puso fecha de vencimiento, a más tardar un año. Economistas vinculados con la oposición opinan que, para salir del pantano, Maduro debe tomar medidas drásticas: aumentar el precio de la gasolina, fuertemente subsidiado, unificar el sistema cambiario, eliminar los controles de precios, devolver o privatizar empresas nacionalizadas y acudir a los mercados de crédito internacionales, explícitamente el FMI. La MUD quiere que el presidente pague el costo de un ajuste impopular.

El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV, en el poder) le atribuye la escasez y la inflación, con los correspondientes trastornos sociales que provoca, a la "guerra económica" de las grandes empresa. Para el diputado Ricardo Molina la declaración de emergencia alimentaria le abriría el camino a los afanes de intervención en los asuntos de ese país de los Estados Unidos. Héctor Rodríguez, también del PSUV, opinó que, en los hechos, con la AN le está dando la razón a Maduro y su decreto, aunque no quiera reconocerlo. "Llamamos a que la oposición sea responsable. No es tiempo de cálculos políticos. El problema es que hay una emergencia económica porque ha dejado de entrar 80% de los ingresos por la caída del precio del petróleo y se requieren medidas extraordinarias que solo son posibles con un decreto de emergencia económica".

CUMPLIR CON LAS OBLIGACIONES DE LA DEUDA

Las discusiones en la AN tienen lugar en medio de tres días de caídas consecutivas de los bonos de Venezuela por rumores de una posible cesación de pagos. El país, que entre 2014 y 2015 pagó 27.000 millones de dólares en servicios de la deuda externa, debe cancelar este año otros 9.500 millones de dólares. “Son las obligaciones que hemos cumplido y que vamos a seguir cumpliendo”, dijo recientemente Maduro.

Temas: Crisis Venezuela

0 Comentarios
cargando