ESCÁNDALO DE CORRUPCIÓN

Rumanía suspende la ley que permite reducir las penas de cárcel a cambio de escribir libros

El Gobierno paraliza la controvertida medida que reducía 30 días de prisión por publicación por las constantes sospechas de fraude

El exprimer ministro Adrian Nastase y su esposa, Dana, en unas elecciones en Bucarest, en diciembre del 2004.

El exprimer ministro Adrian Nastase y su esposa, Dana, en unas elecciones en Bucarest, en diciembre del 2004. / EFE / ROBERT GHEMENT

2
Se lee en minutos
Carles Planas Bou
Carles Planas Bou

Periodista

Especialista en Redes, algoritmos y la intersección entre política y tecnología

Escribe desde Barcelona

ver +

En Rumanía los presos que escriban “textos científicos” son premiados por el sistema judicial con una reducción de su pena de 30 días. Las autoridades impulsaron esa medida para combatir el fraude pero ha terminado degenerando en un vacío que los criminales del país han explotado para rebajar su condena.

Ahora, conscientes del problema que supone para el país, el Ejecutivo rumano ha paralizado la ley hasta el próximo 1 de septiembre. En el 2014 se publicaron un total de 90 libros. El año pasado la cifra se disparó hasta las 340 obras, lo que acentuó las sospechas sobre el fraude perpetrado por los presos. Las indagaciones sobre casos de plagio dieron un paso más allá cuando la oficina anticorrupción denunció que un libro de 212 páginas había sido escrito en tan solo siete horas. “Este método se ha empezado a aplicar en el momento en que el Gobierno ha actuado contra la corrupción”, aseguró en el diario 'The Guardian' Laura Stefan, exministra de Justicia del país.

La cifra de libros  escritos por reclusos ascendió a 340 en el 2015, lo que acentuó las sospechas de fraude

Paul Cristian Radu, periodista especializado en crimen organizado y corrupción, explica a EL PERIÓDICO que "todo tipo de criminales han utilizado este sistema, incluyendo políticos corruptos y oscuros hombres de negocios". Según Radu, esta práctica corrupta surgió, más que como algo "premeditado", como un "resquicio legal" descubierto por los condenados y sus abogados. El resultado ha sido, sin embargo, que escribir libros en prisión "se ha convertido en un deporte", dice. "Muchos de estos libros son solo plagios o están escritos por otras personas por encargo", añade Radu.

EXPRIMER MINISTRO NASTASE

Uno de los casos más polémicos lo protagonizó el exprimer ministro Adrian Nastase. La corrupción está al orden del día en Rumanía y su historial lo ejemplifica. En enero del 2012 el antiguo líder político del país fue sentenciado a dos años de prisión por haber desviado hasta 1,6 millones de euros de los presupuestos gubernamentales a su campaña para las presidenciales. La justicia rumana actuó con contundencia, pero la polémica ley premió la “buena conducta” de Nastase y le permitió salir de la prisión en marzo del 2013.

La brecha legal  ha sido explotada con éxito por políticos corruptos y oscuros hombres de negocios

Noticias relacionadas

Otro caso esperpéntico es el del empresario Gheorghe Copos. En sus 400 días entre celdas, este hombre de 62 años tuvo tiempo de escribir aparentemente cinco libros que le permitieron reducir considerablemente su condena. En abril del año pasado, fue acusado de copiar la investigación ‘El matrimonio como política de alianzas en los reyes rumanos entre los siglos XIV y XVI’. A pesar de tener que cumplir una pena de cuatro años, ya se encuentra en libertad. Copos también es conocido en el país por ser miembro del partido conservador y propietario del FC Rapid de Bucarest

Esta brecha legal explotada por algunos ha debilitado la credibilidad de las instituciones. Casos como el del magnate Dan Voiculescu, que ha escrito nueve libros desde el 2014, o el empresario Gigi Becali, propietario del Steaua de Bucarest que confesó en televisión que copia los textos, han contribuido a tejer un sistema criminal que ahora se aprovecha del mundo académico. Incluso el exjugador de Barça Gica Popescu ha publicado cuatro libros para esquivar la pena por lavado de dinero. En septiembre sabremos si la barra libre académica sigue abierta.