11 ago 2020

Ir a contenido

SEMINARIO DEL CIDOB

¿Puede Irán imitar a China?

Expertos internacionales creen que la apertura de Irán al mundo conllevará a medio plazo una evolución del régimen

Montserrat Radigales

La casualidad quiso que un seminario con expertos internacionales organizado por el CIDOB (Barcelona Center for International Affairs), bajo el título “Irán y el mundo: cuestiones y perspectivas”, y dedicado esencialmente a analizar el impacto del acuerdo nuclear coincidiera con el inminente anuncio de la entrada en vigor de dicho acuerdo y el también inminente levantamiento de las sanciones contra Irán. La posición de Irán en el marco internacional y las relaciones con sus vecinos fueron diseccionados en la jornada celebrada ayer en el Palau de Pedralbes.

Una de las incógnitas es si el fin del aislamiento de Irán facilitará una evolución interna del régimen teocrático. Mahmud Sariolghalam, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Shahid Beheshti de Teherán, cree que Irán no podrá “imitar a China”; o sea,  cambiar su política exterior y económica y mantener al mismo tiempo las estructuras internas. Pero cree que los cambios no serán a corto plazo.

Jean-Marie Guéhenno, presidente del International Crisis Group, abogó por una mediación internacional que pueda poner fin a la hostilidad entre Irán y Arabia Saudí porque “cada uno de ellos se siente amenazado por el otro” y el “desequilibrio es demasiado grande” para que puedan mejorar sus relaciones por ellos mismos. Pero la disección más diáfana del conflicto la hizo quizá Trita Parsi, presidente del Consejo Nacional Irano-estadounidense, del que subrayó cuatro puntos: “Era un conflictio de dimensión global; estuvo a punto de provocar una guerra en varias ocasiones; se ha resuelto a través de la diplomacia antes de la guerra, y el acuerdo constituye un compromiso genuino, no es un Tratado de Versalles”. Parsi subrayó que no hay precedentes históricos que reúnan las cuatro características.

Temas Irán China