Ir a contenido

ESCÁNDALO EN ALEMANIA

Conmoción en Colonia por un centenar de agresiones a mujeres en Nochevieja

La policía denuncia que un millar de hombres participaron en Nochevieja en unos ataques "de dimensión desconocida"

La ultraderecha aprovecha el incidente para cargar contra la cancillera Angela Merkel y su acogida a los refugiados

Carles Planas Bou

Peatones caminan junto a la estacion de tren de Colonia, Alemania.

Peatones caminan junto a la estacion de tren de Colonia, Alemania. / OLIVER BERG (EFE)

Colonia está en estado de conmoción y el resto de Alemania también. La cuarta ciudad más grande del país fue el escenario de alrededor de un centenar de agresiones contra mujeres la pasada Nochevieja. La policía alemana denunció  que un millar de hombres participaron en delitos “de una dimensión desconocida” aprovechando el alboroto de las celebraciones y se cometieron “delitos sexuales de forma masiva, y al menos una violación”.

El caso no es menor. Mientras miles de personas se reunieron en la estación central de Colonia, al oeste de Alemania, para celebrar la llegada del 2016. Muchas sufrieron ataques y robos. El jefe la policía de la ciudad, Wolfgang Albers, contó que según los testimonios a los que se entrevistó los autores de estos “insoportables” ataques serían hombres procedentes de “países árabes o del norte de África”.

Aún no se conoce específicamente el número de mujeres que fueron agredidas ni cómo sucedieron los hechos.Se han presentado unas 90 denuncias a la policía. En los últimos meses la policía ya había detectado ataques de jóvenes norteafricanos en las inmediaciones de la estación central de Colonia. En la noche del 31 de diciembre un gran número de hombres se sirvió de la gran afluencia de personas en el lugar y del ruido de los fuegos artificiales para participar en esos “delitos masivos”.

CONTUNDENCIA DESDE BERLÍN

El  nivel de las agresiones ha llevado al ministro de Justicia alemán, el socialdemócrata Heiko Maas, a comparecer ante los medios este martes para exigir que se aclare si los atacantes actuaron de forma premeditada para delinquir y si se trata “de una nueva forma de criminalidad organizada. “Nunca antes había sucedido algo así y no vamos a tolerar estos ataques cobardes y atroces”, ha apuntado.

Desde el Ejecutivo de Berlín, la titular de la cartera de Familia, la también socialdemócrata Manuela Schwesig, también ha querido lanzar un duro mensaje contra los atacantes. “Da igual su lugar de procedencia o religión, los responsables deben ser localizados y rendir cuentas inmediatamente”, ha sentenciado.

La primera ministra adel Estado federado de Renania-Palatinado, Malu Dreyer, también pidió acción urgente para esclarecer lo sucedido y castigar a los responsables. Según la política socialdemócrata se trataría de unos ataques de una dimensión “completamente nueva”. “Los atacantes han agredido gravemente a la convivencia pacífica en Alemania”, remarcó.

LA ULTRADERECHA CARGA CONTRA LOS INMIGRANTES

Este masivo ataque a mujeres ha causado un fuerte estupor social en Alemania.  Durante la Nochevieja, también en Hamburgo, al noroeste de Alemania, también se detectaron ataques y hurtos a mujeres perpetrados, según la policía local, por hombres “con apariencia árabe o del sur”.

El hipotético origen de los atacantes puede suponer ahora un problema añadido a la política de acogida de refugiados promovida por la cancillera Angela Merkel. Quien ya han utilizado esos ataques con fines políticos ha sido el Partido Nacionaldemócrata de Alemania (NPD), de orientación neonazi. En un post en su página de Facebook culpaban a los votantes de los partidos del arco parlamentario alemán de ser “culpables morales de dejar entrar estos pseudorrefugiados a nuestro país”. Lutz Bachmann, la cara visible del movimiento antiislamista Pegida, ha ido más allá al culpar a Merkel y a los “traidores de Berlín” de las agresiones.

En las últimas semana la policía ha alertado de la detección de mensajes falsos y difamaciones que grupos de ultraderecha han esparcido por las redes sociales para tratar de criminalizar a los recién llegados a Alemania.