18 sep 2020

Ir a contenido

"Animé a mi marido a que partiera a aterrorizar al pueblo francés"

Escalofriante testimonio de la esposa de Samy Aminour, uno de los terroristas que atentaron en París

IRENE CASADO SÁNCHEZ / PARÍS

Retrato policial de Samy Aminour sobre una imagen de los atentados de París.

Retrato policial de Samy Aminour sobre una imagen de los atentados de París.

Kahina, la esposa francesa de Samy Aminouruno de los kamikazes de la sala El Bataclan, estaría orgullosa de su marido. Así lo han revelado una serie de emails citados este lunes por el diario galo Le Parisien.“Animé a mi marido a partir para aterrorizar al pueblo francés que tanta sangre tiene entre sus manos”, presume en uno de sus e-mail enviados a una persona cercana, tan solo tres días después de los atentados del 13 de noviembre. “Estoy muy orgullosa de mi marido y elogio su mérito, estoy tan feliz ...”, prosigue. 

Kahina, que actualmente se encuentra en Irak, es una joven de 18 años. Habría conocido a Samy Amimour en Seine-Saint-Denis en un autobús de la RATP (Servicio Público de Transportes de París), donde este trabajaba. Si bien la fecha exacta se desconoce, podría tratarse del 2013, cuando la joven habría comenzado a radicalizarse. En septiembre del 2013, Aminour partiría a Siria y ambos mantendrían el contacto a través de Internet. Meses más tarde Kahina abandonaría sus estudios para viajar a ese país, donde se convertiría en su mujer. Una vez allí, la joven presumiría de “un apartamento totalmente amueblado con cocina, dos cuartos de baño, aseo y tres dormitorios; y no tengo que pagar ningún alquiler, ni electricidad, ni agua. ¡La buena vida!”, escribiría en uno de sus emails. 

MUDANZA A MOSUL

En un principio, la pareja se habría instalado en Raqqa, la capital del “califato” en Siria. Se habrían mudado el pasado verano a Mosul, una ciudad de Irak en manos del llamado Estado Islámico. Es entonces cuando Kahina retoma el contacto con una persona cercana. “Antes de partir, cuando estaba en Siria, la colación de Bashar bombardeó muy cerca de mi casa… Las víctimas, como es habitual, son mujeres y niños. Nada más que civiles (…) En el fondo, esto es una guerra contra el Islam, pura y dura, no contra el terrorismo”, escribiría entonces. 

Según las informaciones publicadas en Le Parisien, los correos de Kahina contienen “todos los códigos de propaganda del Daech”. “Mientras continuéis ofendiendo al Islam y a los musulmanes seréis objetivos potenciales, no solamente los policías o los judíos, sino todo el mundo”, advierte a su interlocutor. La joven presume de la bondad de Daech asegurando que “en todas las ciudades que he visitado, en Siria y ahora en Irak, ¡no vi a un solo mendigo! ¿Sabes por qué? Porque los bienes están tan bien distribuidos que todo el mundo vive bien”.

En contrapartida, la esposa de Aminour, relataría las consecuencias de los bombardeos y advertiría de una respuesta sangrienta: “… En Siria, estaba en el zoco tranquilamente y de un momento a otro escuchamos un ruido enorme, ¡una gran explosión! (…) Hasta ahora envían sus aviones, y vosotros en Francia seguís viviendo bien, aquí la gente muere, es injusto. Muy pronto, inch Allah, Francia y toda su coalición sabrá que es la guerra en su casa (…) Vosotros nos matáis, nosotros os matamos, la ecuación es simple ». 

MENSAJES CADA VEZ MÁS VIOLENTOS

Según la información del diario francés, Kahina habría dado a luz poco después de los atentados y sus mensajes habrían tomado un cariz más violento: “Tú nos matas, yo te mato, tú nos combates, yo te combato”.