Un fiscal denuncia a la presidenta de Madres de Plaza de Mayo por incitar a la rebelión contra Macri

Hebe de Bonafini llamó a realizar una marcha de resistencia contra el nuevo Gobierno de derechas

La presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.  

La presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.   / EFE / CARLOS ALVEAR

Se lee en minutos

ABEL GILBERT / BUENOS AIRES

El fiscal federal Carlos Stornelli ha denunciado a la presidenta de la asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, por incitación a la violencia colectiva después de haber convocado a una marcha de resistencia al Gobierno de Mauricio Macri. Stornelli le solicitó al juez federal Julián Ercolini tomar las pruebas correspondientes de las afirmaciones de Bonafini. Sobre la base de esas pruebas, el magistrado decidirá si la cita a los tribunales. La incitación a la violencia contempla una pena de tres a seis años de prisión.

Desde 1981 a 2006, las Madres de Plaza de Mayo realizaron cada año una “Marcha de la Resistencia” para reclamar a sus hijos desaparecidos. “Nosotros dejamos de hacerlas cuando no estaba más el enemigo en la Casa de Gobierno, Néstor (Kirchner) era nuestro amigo, por eso las dejamos. Pero ahora que volvió el enemigo hacemos esta marcha para que el viernes 11 (de diciembre), cuando venga a la Casa de Gobierno, nos encuentre aquí, al pueblo marchando, repudiando su presencia y a ellos”, dijo la dirigente la semana pasada, sobre la asunción de Macri y la coalición Cambiemos.

INCITACIÓN A LA REBELIÓN

Guillermo Fanego, el abogado que presentó la denuncia en su contra, consideró que “esta consigna no puede ser tomada sino en un contexto de incitación a la rebelión”. A su criterio, “la incitación a causar daños e impedir el normal desarrollo de las instituciones de la República excede la razonabilidad de la acción política y es contraria a la vida democrática y respetuosa de los derechos en la que queremos desarrollarnos”.

Te puede interesar

“Macri es un niño mal educado que cree que todo es de él”, dijo Bonafini a la cadena televisiva chavista Telesur y alertó sobre las medidas de corte neoliberal que comenzaron a ponerse en práctica con la devaluación del peso en un 40% y la eliminación de los gravámenes a las exportaciones de cereales.

La octogenaria Bonafini es una figura histórica del movimiento de derechos humanos que divide opiniones en Argentina. Su fuerte adhesión al kirchnerismo le valió fuerte críticas no solo de la derecha. Pero es desde los sectores más conservadores de donde han venido los ataques más duros. Días atrás, un conocido comentarista radiofónico, Bobby Etchecopar, le pidió que la encierren en un “loquero (manicomio)”. Cuatro décadas atrás, los militares también llamaban “locas” a esas mujeres que buscaban desesperadamente a sus hijos.