Ir a contenido

El favorito republicano eleva la islamofobia

Trump pide el veto "total y completo" de la entrada de musulmanes en EEUU

Denuncia inmediata desde los dos partidos

IDOYA NOAIN / NUEVA YORK

Las polémicas decalaraciones de Donald Trump.  / periodico (ATLAS)

Menos de 24 horas después de que Barack Obama se dirigiera a Estados Unidos para hacer una llamada a la tolerancia frente al miedo tras el atentado en San Bernardino (California), Donald Trump lanzó este lunes su última y hasta ahora más peligrosa bomba contra el dominio de la razón. En un comunicado, el favorito para lograr la nominación del Partido Republicano para las elecciones presidenciales del año que viene pidó “cerrar total y completamente la entrada de musulmanes en Estados Unidos hasta que los representantes políticos entiendan qué está pasando”.

El mensaje de Trump representa su última escalada de inflamatoria retórica islamófoba y aunque hasta ahora su mensaje y su tono habían conseguido marcar y llevar a los extremos también el discurso de otros candidatos republicanos, esta vez ha ido demasiado lejos incluso para algunos conservadores. Lindsay Graham, otro de los aspirantes a la nominación presidencial, denunció que “lo que antes era absurdo y odioso se ha vuelto peligroso” y Jeb Bush aseguró que Trump está “desquiciado”. Hasta el exvicepresidente Dick Cheney aseguró que la propuesta “va contra todo en lo que creemos”.

A Trump no parecen importarle las críticas, que también llegaron inmediatamente desde el Partido Demócrata y sus candidatos, y en un mitin por la noche a bordo del USS Yorktown para marcar el 74 aniversario del ataque japonés a Pearl Harbour el empresario insistió en el mensaje del comunicado, en el que había asegurado que “hasta que (en EEUU) seamos capaces de determinar y comprender este problema y la peligrosa amenaza que representa, nuestro país no puede ser víctima de horribles ataques de gente que solo cree en la Yihad y no tiene sentido de la razón o respeto por la vida humana”.

 “Es obvio que el odio no se puede comprender. De dónde viene y porqué es lo que tenemos que determinar”, dijo en el navío militar de la segunda guerra mundial anclado en Charleston (Carolina del Sur), donde dijo que su propuesta es “de sentido común” y hasta tres veces repitió que “no queda otra opción”. Trump además insistio en una propuesta que había realizado anteriormente de que se vigilen las mezquitas en Estados Unidos. “Algo está pasando ahí”, aseguró. También instó a los ciudadanos a “estar vigilantes” y denunciar lo que vean sospechoso sin temor a ser denunciados por discriminación racial contra los musulmanes. “Yo os defenderé”, dijo.

El gestor de la campaña de Trump, Corey Lewandowski, explicó a Associated Press que el veto propuesto a la entrada de los musulmanes en EEUU afectaría a “todo el mundo”, lo que incluiría a quienes busquen visas legales para inmigrar y turistas. Otro miembro de la campaña confirmó a 'The Guardian' que se extendería también a estadounidenses musulmanes que actualmente estén fuera del país y quisieran volver a entrar, aunque en una entrevista con la conservadora Fox News el propio Trump dijo que no afectaría a los musulmanes que forman parte de las Fuerzas Armadas y a “gente que vive en el país”.

Trump también ha propuesto con anterioridad vetar la entrada a EEUU a refugiados sirios pero con su petición del veto general a todos los musulmanes y usando en su comunicado datos de una encuesta realizada por un grupo considerado islamófobo ha incendiado aún más la tensión. En reacción a su último plan, el portavoz del Consejo de Relaciones Islámico-Estadounidenses, Ibrahim Hooper, escribió en Twitter: “¿Dónde más puede llegar? ¿Hablamos de campos de internamiento? ¿Hablamos de la solución final?”

0 Comentarios
cargando