Ir a contenido

LA YIHAD EN EUROPA

El islam francés se implica en la lucha contra el yihadismo

Los atentados de París empujan a los líderes religiosos a aparcar diferencias y hacer autocrítica

Cientos de responsables musulmanes de diversas corrientes reafirman su "condena total y sin reservas" de los actos terroristas

Eva Cantón

Cientos de musulmanes rezan en la mezquita de París para pedir la liberación de dos rehenes franceses en Irak, en el 2004. / AP / FRANÇOIS MORI

Cientos de musulmanes rezan en la mezquita de París para pedir la liberación de dos rehenes franceses en Irak, en el 2004.
Jóvenes musulmanes franceses sostienen carteles en una manifestación en París, el 18 de enero del 2015.

/

Los atentados de París han provocado una reacción hasta ahora inédita en las más altas instituciones representativas del islam francés. El pasado 20 de noviembre los imanes de las 2.400 mezquitas del país aprovecharon el día de rezo para lanzar un mensaje inequívoco de rechazo al terrorismo y de apoyo a los valores republicanos. La conciencia de que los líderes religiosos han perdido el control sobre muchos jóvenes musulmanes que se enfundan en el Corán para cometer actos tan atroces como los vividos en las calles parisinas, está empujando al islam francés a hacer autocrítica y a implicarse en la lucha contra la radicalización, una tarea en la que contarán con el apoyo del Gobierno, que ha decidido celebrar a principios del 2016 una reunión para abordar este tema.

El anuncio lo hizo el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, en la clausura de un cónclave celebrado este domingo en el Instituto del Mundo Árabe de París que congregó a casi 400 responsables musulmanes de diversas corrientes, convocados por el presidente del Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM), Anouar Kbibech

Aparcando sus históricas divisiones, todos firmaron un “Manifiesto ciudadano” reafirmando su “condena total y sin reservas” de los actos terroristas. En diversas mesas redondas se buceó en las causas de una “mortífera radicalización” cuyo remedio habrá que buscar en las familias y en la formación, tanto de los imanes como de los jóvenes. Una de las ideas que se apuntó fue la de crear una “escuela teológica virtual” en internet.

“HEMOS CREADO MONSTRUOS"

Pero quien puso el dedo en la llaga fue el representante de la Federación francesa de África, Comores y Antillas, Assani Fassassi, que se expresó con contundencia. “Hemos recibido un electrochoque y no podemos seguir como antes, porque nosotros hemos visto nacer a estos jóvenes terroristas. Somos como el Doctor Frankenstein. ¡Sin darnos cuenta hemos contribuido, con nuestras palabras, a crear monstruos!”, dijo entre aplausos, según recoge Le Figaro.  

Hubo también quien criticó públicamente la dureza de las intervenciones policiales realizadas en algunas las mezquitas tras el 13-N, pero el tono general de la reunión fue el de asumir responsabilidades.

INMUNIDAD CONTRA EL EXTREMISMO

“Hemos fracasado con 11 individuos que sembraron el terror, pero hemos inmunizado contra el extremismo a otras decenas de miles de jóvenes musulmanes. No se puede reducir a los musulmanes de Francia a estos 11 locos”, alegó Amar Lasfar, presidente de la Unión de Organizaciones Islámicas de Francia (UOIF). A su juicio, son “imanes de bolsillo” quienes propagan el odio a través de los teléfonos móviles. “Y a esos no se les puede registrar”, agregó.

El encuentro celebrado en el anfiteatro del magnífico edificio concebido por Jean Nouvel se abrió con el canto de una oración del Corán y se cerró con una larga ovación al ministro del Interior y las notas de 'La Marsellesa'.