Ir a contenido

Francia cambia de estrategia y se plantea colaborar con Asad

El ministro de Exteriores francés evoca la posibilidad de colaborar con las fuerzas leales al dictador sirio en la lucha contra el Estado Islámico

El cambio de postura se produce tras la reunión de François Hollande con Vladimir Putin en Moscú

Eva Cantón

El ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius (a la izquierda), y su homólogo ruso, Sergey Lavrov.

El ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius (a la izquierda), y su homólogo ruso, Sergey Lavrov. / Yuri Kadobnov (AP)

LA ESTRATEGIA DE FRANCIA

  • Unidad de acción 1 Hollande busca unir en una coalición a todos los países que atacan al Estado Islámico.
  • Ejército sirio 2 Francia se abre por primera vez a colaborar con las tropas del régimen en los ataques al EI. 
  • Bachar Al Asad 3 La exigencia de que el dictator sirio abandone el poder ha pasado a un segundo plano.
  •  Tropas de tierra 4 Francia descarta enviar tropas sobre el terreno pues sería visto como "un Ejército de ocupación".

Los atentados de París siguen teniendo consecuencias en la política exterior francesa respecto a Siria. La guerra que el presidente francés, François Hollande, libra contra el autodenominado Estado Islámico no sólo ha dejado en un segundo plano la exigencia de que el dictador sirio, Bachar el Assad, abandone el poder para facilitar una salida política al conflicto que desangra el país desde hace cuatro años. Un día después de la visita a Moscú del presidente francés, su ministro de Exteriores, Laurent Fabius, ha dado un paso más al abrir la puerta a una cooperación militar con las fuerzas leales al régimen de Damasco. Es la primera vez que París evoca esa posibilidad.

“Hay dos tipos de medidas: los bombardeos y las tropas sobre el terreno, que no pueden ser las nuestras pero que podrían ser tanto las del Ejército Libre Sirio como fuerzas árabes sunitas y, por qué no, las fuerzas del régimen, y las kurdas, por supuesto”, ha dicho el jefe de la diplomacia gala en la emisora de radio RTL. Poco después ha precisado a la Agencia France Presse que la participación del Ejército sirio dirigido por el presidente Bachar el Assad en la lucha contra los yihadistas sólo sería posible “en el marco de la transición política” que se negocia desde hace semanas en Viena sin avances visibles.

Aunque Fabius ha repetido que el presidente sirio “no puede formar parte del futuro de su pueblo”, sus palabras suponen una rectificación en toda regla de la posición mantenida por Francia hasta la fecha excluyendo a Bachar el Assad como interlocutor. Con el Estado Islámico convertido en el enemigo número uno, la política de alianzas de Hollande varía sustancialmente.

COALICIÓN MILITAR

Esta semana el presidente francés se ha entrevistado con David Cameron, Barack Obama, Angela Merkel, Matteo Renzi y Vladimir Putin. Y en los próximos días lo hará con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y chino, Xi Jinping. El objetivo es lograr una única coalición militar para derrotar al Estado Islámico que Fabius todavía cree posible, a pesar de que las posturas de Washington y Moscú, principal aliado de Damasco en el conflicto sirio, siguen alejadas.

El titular de Exteriores también cree adecuada la hoja de ruta diplomática trazada por la comunidad internacional en Viena. “Hay que unir a la oposición, hace falta que haya un gobierno de unidad, una nueva constitución y luego elecciones en 18 meses”, ha explicado.

ENVÍO DE TROPAS DESCARTADO

La operación lanzada por el Ejército francés sobre Siria dos días después de la masacre yihadista de París y Saint Denis ha tenido como principal objetivo bombardear Raqqa, uno de los feudos del Califato en el norte del país. Sin embargo, Francia es consciente de que los bombardeos no bastarán y que será necesaria una ofensiva terrestre. Hasta ahora, ha descartado el envío de tropas porque, según Fabius, serían percibidas como “una fuerza de ocupación”. De ahí el interés en formar una coalición militar en la que participen las fuerzas del régimen sirio.

El primer indicio de que el dogma francés respecto a Siria iba a evolucionar se produjo el pasado 7 de septiembre, días después del atentado frustrado en el Thalys Amsterdam-París. Hollande se había negado hasta entonces a intervenir en Siria y el Ejército francés limitaba sus bombardeos a las posiciones del EI en Irak para no reforzar al régimen de Assad, a quien Francia considera responsable de centenares de miles de muertos desde el inicio de la guerra, en marzo del 2011.

LEGÍTIMA DEFENSA

Sin embargo, al constatar que el avance de los yihadistas suponía una amenaza no sólo para los sirios sino también para los franceses, porque es allí donde la mayoría de los jóvenes galos seducidos por la Yihad reciben entrenamiento, Hollande se amparó en la legítima defensa para ordenar los primeros vuelos de reconocimiento.

Sin admitirlo, un tabú saltó por los aires. En la práctica, bombardear a los yihadistas en Siria significaba implícitamente romper el aislamiento de Asad mientras el presidente sirio seguía atacando a la población civil. Curiosamente, fue Hollande quien en el verano del 2013, tras el uso de armas químicas en la periferia de Damasco, defendió con más ahínco la intervención militar contra Asad. El paso atrás del presidente Obama y la proverbial aparición en escena de Putin dejó el plan en una mera amenaza.

0 Comentarios
cargando