Ir a contenido

Detenido un preso de la cárcel de Segovia por captar a internos para el Estado Islámico

El recluso, un marroquí de 42 años, adoctrinaba a otros compañeros a punto de salir de prisión para hacer la yihad

Prisión de Segovia.

Prisión de Segovia. / AURELIO MARTÍN

Agentes de la Brigada Provincial de Información de la Policía Nacional, en colaboración con la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, han detenido este lunes a un recluso en el Centro Penitenciario Segovia que, desde la cárcel, trataba de captar y adoctrinar internos parael  Estado Islámico (EI) con la intención de formarles en los ideales de la organización terrorista

El detenido, originario de Marruecos de 42 años, cumple condena por delitos en el ámbito de la violencia machista y está considerado como una persona totalmente radicalizada. El arrestado dirigía fundamentalmente sus labores de captación y de reclutamiento a internos cuyas condenas estaban a punto de finalizar.

Fuentes de la lucha antiterrorista informan de que es habitual que los internos islamistas radicalizados busquen siempre para sus labores de proselitismo a internos a los que les queda poca condena por cumplir y pueden estar pronto en la calle.

La detención de este lunes se ha llevado a cabo en el marco de la 'operación Khalya', en la que fueron detenidas otras dos personas el pasado 26 de octubre por envío de cartas con amenazas. Estos dos arrestos también se produjeron en centros penitenciarios.

AMENAZAS POR CARTA

Los dos detenidos el pasado octubre estaban acusados de mandar al menos una carta con amenazas de bomba a la sede del PP. Eran dos hombres de 41 y 43 años, uno nacido en Marruecos y el otro en Italia, cuyas identidades responden a las iniciales de J.E.H.B. y R.M.

Según informaron fuentes de la investigación, ambos se encontraban en los centros penitenciarios de Segovia y el Puerto de Santa María (Cádiz). La carta iba dirigida a nombre de Esperanza Aguirre, estaba escrita en árabe y en ella se amenazaba con hacer explotar una bomba en Madrid y otra en Barcelona.

La misiva también incluía amenazas contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. En esa carta decían actuar "en nombre de Alá y de los hermanos muyahidines", según las mismas fuentes consultadas.