Ir a contenido

Hollande afirma que "Francia está en guerra" y busca una alianza internacional

El presidente anuncia una intensificación de los bombardeos en Siria y pide el respaldo de la ONU con una resolución

Eva Cantón

El presidente francés François Hollande antes de dirigirse a la nación.

El presidente francés François Hollande antes de dirigirse a la nación. / MICHEL EULER (EFE)

Cuarenta y ocho horas después del peor atentado de la historia de Francia, el presidente François Hollande se ha dirigido a las dos cámaras del Parlamento, reunidas excepcionalmente en el marco solemne del Palacio de Versalles, para anunciar la contundente respuesta del Estado ante el acto abominable cometido en París por el Estado Islámico. Además de reclamar la unidad de la nación para hacer frente a la amenaza terrorista y anunciar cambios legislativos internos, ha trazado un plan diplomático para implicar en el combate de Francia a toda la comunidad internacional. 

“Francia está en guerra”, han sido sus primeras palabras desde la tribuna del hemiciclo. “Los actos cometidos el viernes son actos de guerra. Constituyen una agresión contra nuestro país, nuestros valores, su juventud, su modo de vida, cometidos por un Ejército yihadista, Daesh, porque Francia es un país de libertad, porque somos la patria de los derechos humanos”, ha añadido el presidente.

Organizada en Bélgica

Su intervención ha sonado como una declaración de guerra contra los responsables de una matanza "planificada en Siria, organizada en Bélgica y perpetrada en Francia con cómplices franceses” con el único objetivo de “sembrar el miedo” y “presionar” para impedir que el país prosiga sus operaciones militares en Siria y en Irak en el marco de la lucha contra el terrorismo.

Sin embargo, este combate no se detendrá, sino que se verá intensificado. A los bombardeos lanzados este domingo contra Raqqa, feudo del Estado Islámico en el norte de Siria, le seguirán otros en las próximas semanas. El portaaviones 'Charles De Gaulle', cuya implicación en la ofensiva miliar siria ya había adelantado Hollande, permitirá triplicar la capacidad de actuación del Ejército francés en la zona. Lo que no ha mencionado es si contempla enviar tropas sobre el terreno, una opción que Francia ha descartado hasta la fecha.

Hollande quiere, además, implicar en la lucha contra el yihadismo a toda la comunidad internacional “porque quienes atentaron en París están en guerra con todo el mundo, no sólo con Francia”. En este sentido, ha pedido la convocatoria del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en el menor plazo posible para adoptar una resolución que apoye una intervención internacional. “Masacra a la población todos los días, por esa razón destruir al Estado Islámico concierne a toda la comunidad internacional”.

Fábrica de terroristas

Pero además de la operación aérea será necesaria una mayor y más amplia unidad de los países implicados en esta batalla porque “Siria se ha convertido en la mayor fábrica de terroristas que ha conocido el mundo”.

De ahí que apueste por una “gran y única coalición”, que Hollande intentará fraguar en una reunión que mantendrá con el presidente estadounidense, Barack Obama, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, posiblemente antes de la cumbre del clima que debuta en París el próximo 30 de noviembre, “para unir fuerzas”.

Una coalición que, no obstante, será difícil si se tiene en cuenta que desde hace meses se busca una solución diplomática al avispero sirio y las conversaciones encallan siempre en el mismo sitio: el papel de Bachar al Asad, apoyado por Rusia e Irán.

En el ámbito europeo, Hollande ha dado instrucciones a su ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, para que proponga a sus colegas de la Unión Europea activar los artículos del Tratado que permiten apoyar a un Estado miembro cuando éste es atacado, como ocurre con el artículo 5 de la OTAN.

Los refugiados

Respecto a la peor crisis de refugiados que vive Europa desde la segunda guerra mundial, a quienes el mandatario francés ha consideradi “víctimas del mismo sistema terrorista” ha pedido una protección eficaz de las fronteras exteriores con controles “coordinados y sistemáticos”.

 "Europa tiene que acoger con dignidad a quienes tienen derecho al asilo y expulsar a quienes no lo tienen”. Si ese control no es eficaz, Hollande ha augurado que Europa volverá a las fronteras nacionales, “a los muros, a las alambradas” y eso conllevará “la desintegración de la Unión Europea”. 

Por último, anunció que Francia volverá a llevar a Bruselas sus demandas de mayor control del tráfico de armas o desbloquear el trámite parlamentario del Registro de datos de pasajeros aéreos (PNR, por sus siglas en inglés) para que vea la luz antes de finales de año.

0 Comentarios
cargando