30 oct 2020

Ir a contenido

COMICIOS LEGISLATIVOS

La derecha euroescéptica recupera el poder en Polonia

Los sondeos a pie de urna dan la mayoría absoluta a los conservadores católicos

EL PERIÓDICO / VARSOVIA

Ocho años después, Polonia vuelve a girar bruscamente a la derecha. Ley y Justicia, el partido conservador, ultracatólico, euroescéptico y populista de Jaroslaw Kaczynski, logró una amplia victoria y la mayoría absoluta en las elecciones legislativas de este domingo, según las proyecciones anunciadas tras el cierre de los colegios por tres cadenas de televisión públicas. El 39,1% de los votos que le auguraban estos sondeos le darían 242 de los 460 escaños. Los liberales de centroderecha y europeístas de la Plataforma Cívica de la primera ministra saliente, Ewa Kopacz, quedarían así relegados tras dos legislaturas en el poder, con el 23,4% de los votos y 133 escaños.

Una agresiva campaña con promesas populistas agitando el espantajo de la inmigración ha llevado a los conservadores a la victoria frente a unos liberales desnortados desde que su carismático líder y exprimer ministro Donald Tusk abandonara la política nacional hace un año para presidir la Unión Europea.

El líder conservador, Jaroslaw Kaczynski -hermano gemelo del presidente Lech Kaczynski, fallecido en el 2010 en un accidente aéreo- y la futura primera ministra, Beata Szydlo, prometieron bajar impuestos y la edad de jubilación y aumentar las ayudas familiares, y tampoco dudaron en esgrimir argumentos xenófobos. Tras su triunfo también en las presidenciales de mayo con Andrzej Duda, los conservadores vuelven a tener en sus manos todo el poder.

TENSIÓN CON LA UE

El precedente de ello es el tenso bienio 2005-2007, cuando los gemelos Kaczynski eran presidente y primer ministro y saltaron chispas con Bruselas ante su peculiar defensa de la soberanía nacional. También tuvieron difíciles relaciones con Alemania y Rusia, apelando al pasado para cimentar su radical desconfianza de sus vecinos, y emprendieron un controvertido proceso de 'descomunización', una purga de cuanto oliera al régimen comunista y hubiera podido permanecer en la vida pública.

Dada la proximidad de Ley y Justicia con la Iglesia católica, sus rivales advertían en campaña de que los conservadores puedan endurecer aún más la ya de por sí severa restricción del aborto, limitar la reproducción asistida y fortalecer el papel de la religión en la educación. Kopacz llegó a alertar del riesgo de una «república confesional».