Ir a contenido

Conductores de autobús se crucifican en Paraguay para protestar por su despido

Los trabajadores se han clavado clavos en las manos y están en huelga de hambre

Protesta en Paraguay. / AFP / NORBERTO DUARTE

Protesta en Paraguay.
Conductores de autobús crucificados como protesta.

/

Protesta extrema en Paraguay. Un grupo de 23 conductores de autobús se han crucificado para protestar por su despido. Llevan ya 77 días crucificados.

El grupo, en el que hay una mujer, se ha clavado clavos en las manos sobre unas cruces de madera y se ha instalado ante la sede del ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de Asunción, la capital del país.

En algunos casos, además de la crucificción, se han cosido la boca y han empezado una huelga de hambre. Los trabajadores sostienen que no van a abandonar su protesta hasta recuperar sus empleos.

Desde el 2004, se han multiplicado las crucifixiones como método de protesta.