Ir a contenido

CRISIS MIGRATORIA EN EUROPA

La ONU pide cuotas obligatorias para acoger al menos a 200.000 refugiados equitativamente

El Alto Comisionado de ACNUR, Antonio Guterres, dice que "ninguno de los países miembros de la UE puede negarse a hacer su parte" en esta crisis

Alemania y Francia elaborarán una propuesta común, abierta a debate cuando se presente, para la reubicación de inmigrantes

Un inmigrante se manifiesta este jueves en Budapest con una pancarta en la que se lee Ayúdanos Europa.

Un inmigrante se manifiesta este jueves en Budapest con una pancarta en la que se lee Ayúdanos Europa. / AFP / FERENC ISZA

La ONU ha alertado este viernes de que es necesario crear 200.000 plazas para reubicar a los refugiados que están llegando a Europa y de que el fracaso del continente en dar una respuesta común a la crisis solo ha beneficiado a las redes de traficantes de personas.

"Una estimación muy preliminar indica que potencialmente se necesitará aumentar las plazas de reubicación hasta las 200.000", dijo el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres.

En línea con la posición común que ayer anunciaron Francia y Alemania, el responsable indicó que todos los países de la Unión Europea deben tener "una participación obligatoria" en el programa masivo de reubicación, del que han de beneficiarse todos aquellos que necesitan protección internacional.

"La solidaridad no puede ser sólo la responsabilidad de algunos pocos miembros de la UE", comentó Guterres.

AYUDA OBLIGATORIA

Alemania y Francia están finalizando una propuesta común que presentarán en los próximos días a las instancias europeas para la instauración de un sistema de cuotas de acogida de refugiados en el que participen de forma obligatoria todos los países del bloque.

Los países más afectados por la crisis migratoria son, por una parte, Italia Grecia, que actúan como puertas de entrada de la UE tras el cruce del Mediterráneo, y Alemania, Austria y Suecia, los principales países de destino de los refugiados.

PRESIÓN CONFLICTIVA

Guterres recalcó que "ningún país puede negarse a hacer su parte" y consideró que los desacuerdos en el seno de la UE frente a esta crisis eran de esperar.

"No es sorprendente que cuando un sistema está desequilibrado y es disfuncional, todo se bloqueé cuando la presión sube", aseguró.

CON LOS BRAZOS ABIERTOS

El jefe de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) planteó que un programa coherente de reubicación para refugiados debe ir acompañado de capacidades adecuadas de recepción, particularmente en Grecia.

Asimismo, la ONU consideró que la UE debe prepararse para, con el consentimiento previo de los países afectados -en este caso Grecia, Italia y Hungría-, colaborar en la recepción, asistencia y registro de personas que soliciten asilo