Ir a contenido

DRAMA HUMANO

Merkel es abucheada por los vecinos en su visita a un albergue para refugiados

"Preocúpate primero de tu gente", le gritan a la cancillera a la localidad donde fueron atacados establecimientos para recién llegados

CARLES PLANAS BOU / BERLÍN

La cancillera, rodeada por refugiados del albergue de Heidenau. / REUTERS / VÍDEO: ATLAS

La cancillera alemana, Angela Merkel, ha sido recibida en Heidenau entre abucheos de más de un centenar de vecinos. "¡Preocúpate primero de tu propia gente!", le han llegado a gritar. La líder del Gobierno alemán ha visitado esta mañana el albergue para refugiados que fue atacado por un grupo de ultraderecha este fin de semana y que dejó a 31 policías heridos. El viaje supone la primera visita a un centro de refugiados en sus diez años de mandato y llega tras ser duramente criticada por haber guardado silencio sobre el drama migratorio que afecta al país.

Con esta visita, la jefa del ejecutivo alemán pretende reforzar la posición del gobierno en contra de los grupos neonazis y tratar de calmar la tensa situación que vive el país. En las últimas semanas se han sucedido diversos ataques a grupos de refugiados y se han incendiado centros destinados a acogerles.

Según informó el Gobierno, hasta el mes de julio se había registrado 202 ataques, más del doble de los producidos durante el 2014. Las previsiones de más llegadas, que apuntan a que hasta finales de año 800.000 personas entraran en Alemania, añade más presión a las autoridades para combatir el radicalismo de derecha.

AYUDA A LOS REFUGIADOS

El martes, Berlín anunció una nueva medida para facilitar la llegada de refugiados a su territorio y aliviar así la presión sufrida por países del sur de Europa como Grecia, Macedonia, Serbia o Italia. De esta manera, Alemania se convierte en el primer miembro de la Unión Europea en dejar de devolver a los refugiados sirios al primer país de llegada al continente.

Nada más bajarse del vehículo oficial en el que llegó hasta el albergue de acogida, los vecinos de Heidenau que le esperaban - gente de todas las edades, de jubilados a madres jóvenes con carritos - le abuchearon. Merkel está viviendo ahora el racismo en sus propias carnes.

0 Comentarios
cargando