19 sep 2020

Ir a contenido

El proceso de paz en Colombia

Santos no descarta reunirse con el jefe de las FARC

El presidente dijo que si se avanza en la cuestión del derecho a la justicia de las víctimas se podría decretar un cese al fuego bilateral

ABEL GILBERT / BUENOS AIRES

El presidente colombiano, Juan Manul Santos,  aseguró  que si se garantiza el derecho a la justicia de las víctimas del conflicto armado colombiano “habremos avanzado lo suficiente para pensar en la posibilidad de un cese el fuego bilateral y definitivo” con las FARC.  “Ya estaremos prácticamente al otro lado y nadie justifica seguir una guerra cuando la paz está al alcance de la mano”, añadió. Según Santos, “a estas alturas” de los diálogos de paz que tienen lugar en La Habana y que comenzaron hace dos años, no tendría “ningún problema" de encontrase con el principal comandante guerrillero, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, “para acelerar” las negociaciones.
“Lo que me interesa es finiquitar este conflicto lo más pronto posible; por eso estoy dispuesto a reunirme en cualquier circunstancia”, le dijo el presidente a la cadena bogotana de radio RCN.
Santidos dijo desconocer “dónde está Lodoño en estos momentos”. Semanas atrás, el Gobierno autorizó su desplazamiento a Cuba para conversar con los delegados de las FARC.  “Timochenko “ llegó incluso a reunirse en dos oportunidades con el jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto de la Calle. Pero en estos momentos, dijo Santos, el líder de la guerrilla no se encuentra en la isla caribeña.
Desde los inicios de las discusiones, a fines de 2012, el proceso de paz permitió alcanzar varios acuerdos en materia de desarrollo agrario, la futura participación en política de la insurgencia, y el problema de los cultivos ilegales. Las FARC y el Gobierno tratan de avanza en uno de los asuntos más espinosos del conflicto: el de las víctimas, que se contabilizan a partir de 1964 en 220.000 muertos, casi cinco millones de desplazados y 45.000l desaparecidos. Santos ha sido categórico en numerosas oportunidades: el proceso de paz no debe crear las condiciones para la impunidad. “Les hemos dicho en forma muy clara a las FARC que debe haber justicia con castigos y penas”.
En este contexto, las Naciones Unidas (ONU) designaron al diplomático francés Jean Arnault como representante de ese organismo internacional en las negociaciones que tienen lugar en La Habana. De acuerdo con el secretario general Ban Ki-moon, tanto el Gobierno como las FARC le pidieron a la ONU que incorporase a un delegado a la subcomisión sobre el Fin del Conflicto armado. Arnault, se informó, es un especialista en mediación y acuerdos de paz. Se ha desempeñado en los procesos de Guatemala, Georgia, Afganistán y Burundi.
El jefe de la delegación oficial, Humberto de la Calle, reveló ayer a su vez que el Gobierno prepara un borrador para que “los colombianos decidan” si están a favor de un eventual acuerdo con la insurgencia.