13 ago 2020

Ir a contenido

70º ANIVERSARIO DEL FIN DE LA SEGUNDA GRAN CONTIENDA MUNDIAL

El primer ministro japonés pide disculpas por las agresiones de su país durante la segunda guerra mundial

Shinzo Abe recuerda que Tokio "ya ha expresado de forma repetida sus sentimientos de profundo arrepentimiento y sinceras disculpas por sus acciones durante la guerra"

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, durante su discurso, este viernes.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, durante su discurso, este viernes. / EFE / KIMIMASA MAYAMA

El primer ministro nipón, Shinzo Abe, ha pedido este viernes disculpas por las agresiones de Japón a sus países vecinos durante la segunda guerra mundial, de forma un tanto indirecta al remitirse a declaraciones ya formuladas por gobiernos anteriores.

El esperado discurso de Abe con motivo de los 70 años del final de la contienda no ha dejado indiferentes a los países que fueron víctima del colonialismo nipón como China Corea del Sur, que reclamaban una disculpa más clara por parte del primer ministro conservador.

"Japón ya ha expresado de forma repetida sus sentimientos de profundo arrepentimiento y sinceras disculpas por sus acciones durante la guerra", ha asegurado el primer ministro, quien empleó un tono distante y ambiguo en una alocución marcada por el uso de verbos en pasado.

DISCULPAS ANTERIORES

Abe se refirió así a las declaraciones de sus antecesores Tomiichi Murayama en el 50 aniversario del fin de la guerra y Junichiro Koizumi diez años después, y eludió pronunciar una nueva y contundente disculpa, e incluso por momentos pareció evitar responsabilizar directamente a Japón de las atrocidades bélicas.

Sin embargo, ha reconocido que el país asiático "infligió un daño y un sufrimiento inconmensurables sobre gente inocente" y ha destacado las "incontables vidas de jóvenes" que se perdieron en los países que lucharon contra Japón.

ESCLAVAS SEXUALES

"Nunca debemos olvidar que hubo mujeres cuyo honor y dignidad fueron gravemente dañados más allá de los campos de batalla", ha añadido Abe, conocido por su perfil nacionalista y por sus iniciativas revisionistas.

Estas palabras pueden considerarse una referencia al uso de esclavas sexuales por parte del Ejército imperial nipón durante la ocupación de Corea, un asunto que ha generado desencuentros diplomáticos entre Tokio y Seúl desde la llegada del actual primer ministro al poder, a finales del 2012.

Asimismo, el líder japonés insistió en que Japón mantendrá el camino pacifista iniciado tras la II Guerra Mundial y en que "debe aprender las lecciones de la historia y mirar hacia el futuro".

No obstante, recalcó que Japón "no debe permitir que las futuras generaciones [...] estén predestinadas a disculparse" por las acciones del pasado, en un guiño a los sectores más conservadores de su partido, que consideran que el país ya ha pedido perdón en suficientes ocasiones.

RELACIONES DETERIORADAS

Las relaciones de Japón tanto con Corea del Sur como con China se han deteriorado tras la llegada al poder de Abe, debido a sus roces sobre hechos históricos relacionados con las agresiones bélicas niponas y a sus disputas territoriales.

El primer ministro también es visto con desconfianza por los países vecinos por haber impulsado una reinterpretación del artículo pacifista de la Constitución de Japón, por el que el pueblo japonés renunció para siempre a la guerra.