Ir a contenido

ANIVERSARIO DE LA BOMBA DE HIROSHIMA

Obama defiende el acuerdo con Irán para evitar "otra guerra"

El dirigente advierte de que el pacto "es el más fuerte" negociado nunca

El mandatario avisa a Netanyahu de que está dispuesto a soportar fricciones

IDOYA NOAIN
NUEVA YORK

Nada en los discursos de Barack Obama es casual. Ayer, en la víspera del 70 aniversario del primer uso de la bomba atómica como arma de guerra, el presidente de Estados Unidos habló durante casi una hora para defender vehemente el pacto alcanzado para frenar el programa militar nuclear de Irán -«el más fuerte negociado nunca»-, criticar sin matices a los republicanos que amenazan con intentar boicotearlo en el Congreso y hasta advertir a Israel de que su alianza tiene límites. Y aunque evitó referencias a Hiroshima, Obama tuvo muy presente la historia nuclear y bélica de EEUU en las últimas décadas.

El mandatario escogió para lanzar su mensaje la American University, el mismo escenario donde en 1963, solo unos meses después de la crisis de los misiles, John F. Kennedy impulsó el tratado contra las pruebas nucleares que ayudó a frenar la escalada atómica en la guerra fría. Recuperó a Kennedy para urgir «a una paz práctica y posible de lograr» e  hizo memoria, asegurando que hace 52 años «no se evitó todo conflicto pero se evitó una catástrofe nuclear sin disparar un tiro a los soviéticos». Y echó mano también de una idea del más idolatrado presidente republicano, Ronald Reagan; «La paz no es la ausencia de conflicto, es la capacidad de lidiar con un conflicto con medios pacíficos».

DIPLOMACIA O GUERRA / No es ni mucho menos la primera vez que Obama defiende la diplomacia frente a la intervención militar, las acciones orquestadas por la comunidad internacional frente a la unilateralidad y, en concreto, el pacto con Irán. Esta vez, no obstante, su ataque a los republicanos por su oposición a ese acuerdo fue feroz. Aseguró que los mismos que lo rechazan son quienes pusieron en marcha la última guerra en Irak, que recordó ha sido un contundente fracaso; les acusó como entonces de estar aprovechando los «miedos» de la gente y argumentos «de fantasía», los situó haciendo causa común con los iranís más radicales y vaticinó que si es esa oposición la que se impone, la única opción que quedará «a cualquier Administración» será «otra guerra en Oriente Medio». «No lo digo para ser provocador, solo constato un hecho -declaró-. La opción que tenemos es entre diplomacia y algún tipo de guerra. Quizá no mañana, quizá no en tres meses, pero pronto».

MENSAJE A ISRAEL / El Congreso estadounidense tiene de plazo para expresarse hasta el 17 de septiembre. Si rechaza el pacto, Obama vetará esa decisión, pero aun así necesitará recabar apoyos dentro de su partido para evitar que una mayoría suficiente anule el veto. Algunos congresistas demócratas son aún reticentes a garantizarle ese respaldo, especialmente algunos fuertemente vinculados a e influidos por el lobi israelí, y por eso Obama lanzó uno de los mensajes más claros de su mandato a Tel-Aviv. «No dudo de la sinceridad de (Binyamin) Netanyahu pero creo que  se equivoca», dijo, y dejó claro que ante todo es líder de EEUU y seguirá apostando por el pacto con Irán aunque provoque «fricción temporal con un amigo y aliado».

«Si el Congreso mata el pacto -dijo también Obama- habremos perdido la credibilidad como líderes de la diplomacia y ancla de la comunidad internacional».

0 Comentarios
cargando