Ir a contenido

Un informe señala a Londres como la capital del blanqueo de dinero

Empresas pantalla de paraísos fiscales han creado una gran burbuja con inversiones multimillonarias

Los carteles de la droga están invirtiendo sus narcodólares en propiedades británicas de lujo

BEGOÑA ARCE / LONDRES

"Los ladrillos de las casas victorianas de Londres se han convertido en la moneda de la cleptocracia global». Ben Judah sabe lo que dice. El periodista y autor de un libro sobre los bajos fondos de Rusia lleva años investigando el lavado del dinero en el mercado inmobiliario de la capital. Un organismo oficial británico, la Agencia Nacional contra el Crimen (NCA), ha revelado que los delincuentes extranjeros inflan constantemente los precios de las propiedades en la capital y en alguna otra parte del Reino Unido.

La inversión de miles de millones de libras de dudosa procedencia ha creado una burbuja inmensa. Las adquisiciones se realizan a través de empresas ficticias, radicadas en paraísos fiscales, guardando el anonimato del beneficiario. «Se puede comprar en todo el país, sin que nadie sepa quién lo hace, ni de dónde viene el dinero», señala Judah.

A partir del millón

De acuerdo con la organización International Transparency, más de 100.000 propiedades en el Reino Unido están registradas en compañías situadas fuera del país. De ellas 36.3420 se hallan en Londres y figuran a nombre de firmas enclavadas en paraísos fiscales. Un 38% de las operaciones de esas inversiones se hicieron desde las Islas Vírgenes, el 16% en Jersey, el 9,5% en la Isla de Man y el 9% en Guersey. Son adquisiciones en el mercado inmobiliario de lujo, con viviendas a partir del millón de libras, que a menudo cuestan muchísimo más. Solo en el 2011 los inmuebles británicos adquiridos por compañías registradas en las Islas Vírgenes, sobrepasaron los 3.800 millones de libras.

El dinero invertido en Londres procede, según Judah, de Rusia, Asia Central, Nigeria y el golfo Pérsico. Buena parte ha sido sustraído de los presupuestos públicos. Las Naciones Unidas han alertado de que cada año, más de tres millones y medio de personas mueren en el mundo por el robo del dinero destinado a la sanidad pública en sus respectivos países. Pero otra parte del dinero que se lava con la adquisición de viviendas viene de la droga. El escritor italiano, Roberto Saviano, autord de Gomorra, sobre la mafia napolitana, considera Londres la capital del lavado del dinero del narcotráfico. «México es el corazón y Londres su cabeza», declaraba recientemente a The Independen on Sunday. «Los británicos no lo ven como un problema suyo, porque no tienen los cadáveres en las calles».

La crisis financiera

Saviano cita a Antonio Maria Costa, el crítico economista, que durante varios años, hasta el 2010, fue el director de la Oficina de Drogas y Delincuencia de Naciones Unidas. Costa ha denunciado como los bancos americanos y europeos aceptan si ponen o no pegas al dinero procedente del narcotráfico. La necesidad de liquidez de las entidades durante la crisis financiera hizo aún más fáciles las operaciones. Algunos bancos, como HSBC, ha sido multado en Estados Unidos con 1.900 millones de dólares, por lavar dinero del cartel mexicano de Sinaola.

La pasada semana, David Cameron aludió por primera al problema, en términos nunca antes empleados. «El Reino Unido no va a ser el lugar donde esconder el dinero corrupto», declaró en Singapur. «Este es mi mensaje a los defraudadores extranjeros: Londres no es la ciudad en la que esconder su dinero sucio». La primera medida de transparencia sería establecer un registro, en el que fuera obligatorio revelar la indentidad de los inversores que se esconden tras las compañías ficticias.