EN COLOMBIA

Dos pares de gemelos intercambiados al nacer se conocen 25 años después

Los hechos ocurrieron en el Hospital Materno de Bogotá, y un error en la colocación de las pulseras identificatorias se presenta como la explicación más plausible

Los cuatro hermanos intercambiados al nacer en la área rural de Santander (Colombia).

Los cuatro hermanos intercambiados al nacer en la área rural de Santander (Colombia). / STEFAN RUIZ / THE NEW YORK TIMES

3
Se lee en minutos

Los hermanos Jorge Carlos Bernal Castro nacieron en el Hospital Materno Infantil de Bogotá (Colombia). Los hermanos William y Wilber Cañas Velazco lo hicieron en el municipio de Vélez en Santander, en el norte del país.

Ambas parejas de hermanos crecieron creyendo que eran mellizos, lo que no esperaban es que lo fueran de otra persona. Un error en el hospital en el momento de nacer cambió sus vidas.

Estos cuatro jóvenes tuvieron, durante 25 años, una vida que no era la que les tocaba vivir.

Jorge Bernal Castro nació en Bogotá, es estudiante de ingeniería mecánica y trabaja para pagarse la carrera. Es fan de la música rock y su gran pasión, es el fútbol.  

Su hermano mellizo, Carlos, con quién ha crecido y jugado, es analista contable. También trabaja de día y estudia de noche. Carlos prefiere la música rap y el básquet. 

Las vidas de los mellizos Jorge y Carlos y William y Wilber cambió cuando una de las amigas de Jorge, Laura, tuvo un impactante encuetro. 

COSAS DEL AZAR 

Laura fue con su amiga Janet a comprar carne para una barbacoa cuando descubrió estupefacta que el carnicero que las atendía era idéntico a Jorge, su compañero de trabajo. Ella se sorprendió y le saludó efusivamente. Él le respondió que  no se llamaba Jorge, sino William. Laura, no entendía nada. El parecido entre el carnicero y su compañero de trabajo era total. 

Laura habló con Jorge al cabo de unos días y le contó lo ocurrido. Él le respondió que, efectivamente, tenía un hermano mellizo (originados en distintos óvulos y  distinta placenta) pero que no se parecía en nada a él, su nombre era Carlos. 

Jorge no dio más importancia a lo ocurrido y lo atribuyó a una confusión de su amiga. Laura seguía insistiendo y finalmente decidió sacarle una foto a William, el carnicero, y mostrársela a su amigo. Cuando se la enseñó a Jorge, no se lo podía creer "Soy yo", pero no, no era él, sino William. Eran idénticos.

Aunque Jorge se negaba a creer que fuera nada más que una coincidencia, siguió investigando el facebook de William y descubrió una foto de este con su hermano. El pie de la foto decia "Mi doble". Y es que William también tenía un hermano mellizo, Wilber. Lo más sorprendente era que Wilber era idéntico al hermano de Jorge, Carlos. 

Jorge descubrió que William el carnicero y Wilber eran hermanos mellizos. Igual que él y Carlos.

Por otro lado, Janet, la amiga de William el carnicero, le mostró a este una foto de Jorge y al ver el parecido el carnicero decidió llamarle y quedaron en verse por primera vez. El impacto fue enorme. "Era como verme venir a mi mismo" señala Jorge, el ingeniero. 

Cuando Jorge le contó a Carlos, su mellizo, lo ocurrido, se quedó en estado de 'shock'.

Cuando Carlos y Wilber se concieron la escensa se repitió. Era como verse en un espejo.

Los cuatro decidieron hacerse una prueba de ADN para saber qué tipo de parentesco tenían entre ellos. 

La genética confirmó lo que los ojos evidenciaban, Wilber y Carlos eran gemelos William y Jorge también eran gemelos. Habían sido cambiados en el hospital. 

UN ERROR ACCIDENTAL 

Una vez confirmado el incuestionable parecido hacía falta descubrir el por qué. ¿Por qué sus vidas habían sido intercambiadas?

Teóricamente, Wilber y William nacieron en Santander y Carlos y Jorge en Bogotá ¿Cómo pudieron entonces ser intercambiados?

Un familiar reveló el por qué. Carlos fue enviado, nada más nacer, al Hospital Materno de Bogotá por un problema de salud. Una posible explicación es, según una de las enfermeras que trabajaba en ese momento en el hospital, que a dos de los bebés se les cayera la pulsera identificadora y quien se la volvió a poner cometió un error involuntariamente. Según la misma, ese tipo de incidentes no era descabellado en esa época.

Un error involuntario cambió la vida de estos cuatro jóvenes, quienes gracias al azar pudieron descubrir su historia. Ahora, afirman, "somos cuatro hermanos".

Debido a lo difícil que es encontrar gemelos idénticos que no crecieron juntos, los investigadores de gemelos que estudian la epigenética han encontrado en este caso todo un campo de investigación, y tratan de determinar qué, en nosotros, está sujeto a cambio, y más específicamente, qué mecanismos hacen que dicho cambio suceda. Y es que una parte de lo que somos está determinado por el ADN pero otra por el entorno. 

Y es que si los Cañas Velazco fueron criados en un entorno muy rural, con poca educación y pocas oportunidades; los Bernal Castro lo hicieron en la ciudad, con más recursos y más posibilidades.

Noticias relacionadas

Segal, una de las psicólogas que ha estudiado a fondo el caso, ha concluido que los gemelos idénticos eran menos parecidos de lo que había anticipado en un principio, y ha expresado para 'The New York Times' que "acabé por tener un gran respeto por el efecto de un entorno extremadamente diferente".