28 sep 2020

Ir a contenido

OFENSIVA CONTRA LOS JÓVENES PALESTINOS

Hasta 20 años de prisión por lanzar piedras en Israel

El Parlamento israelí incrementa las penas de cárcel por arrojar objetos a las fuerzas de seguridad

ANA ALBA / JERUSALÉN

Un joven lanza piedras en una protesta en un suburbio árabe de Jerusalén.

Un joven lanza piedras en una protesta en un suburbio árabe de Jerusalén. / AMMAR AWAD / REUTERS

La Kneset (Parlamento israelí) ha dado luz verde a endurecer las penas para los que lancen piedras contra las fuerzas de seguridad o contra civiles y participen en disturbios. Los culpables podrán ser sentenciados a entre 10 y 20 años de cárcel.

La enmienda a la ley existente, aprobada por 69 votos a favor y 17 en contra, fue impulsada por la exministra de Justicia Tzipi Livni, de la coalición de centro-izquierda Unión Sionista.

La actual titular de Justicia, Ayelet Shaked, del partido ultranacionalista religioso La Casa Judía, le dio el empujón final al proyecto, destinado principalmente a los jóvenes palestinos que participen en protestas contra la ocupación israelí o arrojen piedras a vehículos.

La enmienda divide el delito de lanzar piedras u otros objetos contra transeúntes, vehículos o fuerzas de seguridad en categorías. La básica, que prevé un máximo de diez años de cárcel, castiga sin necesidad de que la fiscalía demuestre que había intención de causar daño. En la segunda categoría, que comportará una pena de hasta 20 años, entrarán los acusados de haber intentado provocar daños. Hasta ahora, la ley preveía un máximo de 20 años para los que arrojaran piedras a vehículos o personas, pero era imprescindible demostrar que querían causar daño, hecho que no solía ser fácil.

OPOSICIÓN A LA ENMIENDA

«Hoy se ha hecho justicia. Durante años, los terroristas han evadido los castigos y la responsabilidad. La tolerancia mostrada hacia los terroristas se acaba hoy», afirmó Shaked.

La Lista Conjunta (formaciones árabes) indicó que «el objetivo de la ley es oprimir a los civiles palestinos y la lucha popular, es un castigo colectivo y recuerda a leyes racistas de regímenes totalitarios».

Diversos diputados palestinos expresaron su oposición a la enmienda aprobada. «El objetivo de la ley es oprimir a los civiles palestinos y la lucha popular», señalaron.