Ir a contenido

REPARACIÓN HISTÓRICA

Mitsubishi pide perdón a los prisioneros de guerra estadounidenses que usó como esclavos

"Hemos esperado este momento durante 70 años", dijo una de las víctimas

La ceremonia es la primera disculpa oficial por parte de las empresas que usaron esclavos estadounidenses

El asesor especial del primer ministro de Japón y el representante de Mitsubishi Motors se estrechan la mano con James Murphy, exprisionero de guerra estadounidense, durante el acto que tuvo lugar el domingo en Los Angeles.

El asesor especial del primer ministro de Japón y el representante de Mitsubishi Motors se estrechan la mano con James Murphy, exprisionero de guerra estadounidense, durante el acto que tuvo lugar el domingo en Los Angeles. / AP / DAMIAN DOVARGANES

La empresa japonesa Mitsubishi Materials pidió perdón el domingo por usar prisioneros de guerra estadounidenses como esclavos y obligarlos a trabajar en las minas de la industria, durante la Segunda Guerra Mundial

Con este mensaje, Mitsubishi se ha convertido en la primera empresa nipona en ofrecer sus disculpas a los soldados americanos por "los trágicos acontecimientos de nuestro pasado". 

Un representante de la compañía fue el encargado de transmitir este remordimiento, en nombre de la antigua Mitsubishi Mining Co, en una ceremonia especial celebrada en un Museo de Los Angeles, ante varios supervivientes y familiares.

ARREPENTIMIENTO SINCERO

"No podemos evitar un profundo sentido de la responsabilidad ética por lo que Mitsubishi Mining Co hizo. Por eso, hoy pedimos sincero perdón por los trágicos eventos de nuestro pasado", dijo Hikaru Kimura, uno de los ejecutivos principales de Mitshubishi Materials en las inmediaciones del Centro Simon Wiesenthal del Museo de la Tolerancia de Los Angeles. Detrás de él había las banderas estadounidenses y japonesas juntas.

El representante de Mitsubishi Materials explicó que cerca de 900 prisioneros fueron obligados a trabajar en cuatro minas de Japón operadas por la compañía y que otros miles de presos de los Estados Unidos se vieron obligados a trabajar en otras empresas japonesas durante la guerra. "Las condiciones de trabajo eran muy duras", admitió Kimura y aseguró que Japón no permitiría que algo así volviera a ocurrir.

CARA A CARA

A Kimura le acompañó Yukio Okamoto asesor especial del primer ministro Japón y también miembro exterior de la junta de Mitsubishi. 

Ellos se reunieron con James Murphy, uno de los pocos soldados supervivientes que fueron sometidos a trabajos forzados en Japón que aún vive.

Murphy, de 94 años, aceptó las disculpas y las cualificó de "sinceras y humildes". Añadió, además, que "hace 70 años que los soldados estadounidenses que fueron convertidos en esclavos por las empresas japonesas estaban esperando algo tan simple como unas disculpas". 

FUTARAS DISCULPAS

Con la muestra de "la buena voluntad de Mitsubishi" el ex-militar espera que la iniciativa se extienda a otras empresas que utilizaron prisioneros de guerra para trabajar en sus minas y molinos. 

Algunos primeros ministros de Japón ya habían pedido perdón por lo sucedido durante la Segunda Guerra Mundial, pero las corporaciones se habían mantenido en silencia hasta la fecha.

LAS CIFRAS

En total, cerca de 12.000 prisioneros de guerra estadounidenses fueron esclavizados por el Gobierno japonés y por las empresas privadas que necesitaban trabajadores ya que, en tiempos de guerra, escaseaban. Más de 1.100 murieron, según explica el rabino Abraham Cooper, decano asociado del Centro Simon Wiesenthal.

Según Asia Policy Point (APP) fueron seis los campos de prisioneros de guerra japoneses vinculados a Mitsubishi durante la guerra. Un total de 2.041 prisioneros estuvieron recluidos allí, de los cuales aproximadamente un millar eran soldados de los Estados Unidos, de acuerdo con los datos facilitados por el centro de investigación de APP. Veintisiete estadounidenses murieron en esos campos.

70 AÑOS DESPUÉS

La disculpa se acerca al 70 aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial.

También se produce en medio de una demanda por la que se denuncia que cientos de chinos fueron forzados a trabajar en tiempos de guerra de Japón. Algunos descendientes de los damnificados reclaman millones de dólares en compensación por parte de una filial de la antigua Mitsubishi Corp. Kimura se negó a discutir la demanda.  

0 Comentarios
cargando