Ir a contenido

La amenaza yihadista

Francia frustra un atentado contra una base militar cerca de Perpiñán

La policía detiene a tres individuos que pretendían filmar y difundir la decapitación de un alto mando del Ejército

EVA CANTÓN

Las autoridades francesas han abortado un plan que tenía por objetivo secuestrar y decapitar a un alto mando del Ejército en una base militar próxima a Perpiñán y difundir luego su crimen en las redes sociales. Sus presuntos autores, cuatro jóvenes con edades comprendidas entre los 16 y los 23 años, fueron detenidos en diferentes puntos de Francia este lunes, según anunció en la noche del miércoles el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve.

El ataque ha sido desarbolado cuando se encontraba en una fase aun embrionaria porque, según han declarado los propios detenidos, la intención era llevarlo a la práctica a finales de diciembre o principios de enero del 2016, coincidiendo con el primer aniversario de los atentados de París en los que murieron 17 personas.

Tres de los cuatro detenidos –el chico de 16 años ha sido puesto en libertad-- siguen declarando este jueves en la Dirección General de la Seguridad Interior (DGSI) encargada de la investigación, donde han reivindicado su pertenencia al Estado Islámico, según fuentes próximas al caso citadas por Afp.

Los sospechosos pretendían atentar contra un destacamento de la Marina de Port Vendres, en el complejo militar de Collioure situado en la región de Perpiñán, cerca de la frontera española, donde se encuentra además un centro de entrenamiento de las fuerzas especiales francesas. 

Dado que uno de los detenidos es un antiguo militar de 23 años que fue considerado “no apto” para la Marina francesa, los investigadores no descartan la venganza como una de las motivaciones para elegir su objetivo.

El principal instigador del plan, el joven de 17 años, había llamado la atención de las fuerzas de seguridad por su activismo en las redes sociales y en medios vinculados a yihadistas franceses actualmente en prisión. También se sospechaba que podría tener la intención de viajar a Siria. 

Al seguirle de cerca y vigilar su entorno, los policías identificaron a sus tres cómplices. Entre ellos, el ex militar que, según fuentes próximas a la investigación citadas por ‘Le Figaro’, era uno de los cabecillas de la célula.

Durante los registros a sus domicilios, los agentes se han incautado de ordenadores y teléfonos móviles cuyo contenido puede arrojar luz sobre una eventual complicidad de grupos con base en Irak o Siria. El tercero de los detenidos, de 19 años, también estaba en el punto de mira de la policía por su proximidad a los movimientos radicales

Cinco atentados frustrados 

El proyecto abortado recuerda mucho a la decapitación del dueño de una empresa de reparto ocurrida el pasado 26 de junio en una empresa química de la región de Lyon a manos de un individuo afín al islam radical.

En la actualidad hay 1.850 franceses o residentes habituales en Francia vinculados a redes yihadistas, de los cuales 500 se encuentran en Siria o Irak. Las autoridades galas han desbaratado cinco ataques desde el pasado mes de enero y desde el 2012 los detenidos por su relación con el islam radical son 326, según Cazeneuve.

El anuncio de que se ha evitado un nuevo atentado no ha sentado muy bien en las filas de la oposición conservadora de Nicolas Sarkozy, que lo ve como un intento del Ejecutivo de sacar rédito político a la operación policial. 

Algunos medios hablan de una comunicación “precipitada” por parte del Gobierno. De hecho, fue el propio François Hollande quien al anunciar en Marsella que se habían evitado nuevos atentados esta semana provocó la intempestiva comparecencia del titular de Interior ante la prensa. 

Temas: Perpiñán

0 Comentarios
cargando