Ir a contenido

POLÉMICA EN GUATEMALA

Un informe médico declara a Ríos Montt "no apto" para ir a juicio por genocidio

El exdictador guatemalteco debe responder por crímenes contra la humanidad y por la muerte de casi 2.000 personas entre 1982 y 1983

El tribunal está considerando si mantiene la audiencia programada para el 23 de julio

El dictador Ríos Montt, en el juicio del 10 de mayo del 2013, en Guatemala.

El dictador Ríos Montt, en el juicio del 10 de mayo del 2013, en Guatemala. / AP / MOISES CASTILLO

Un informe médico hecho público este miércoles afirma que el exdictador guatemalteco, José Efraín Ríos Montt, de 88 años, “no es competente” para asistir o atender al proceso judicial que se sigue en su contra por delitos de genocidio y crímenes contra la humanidad.

Las conclusiones del documento presentado por los abogados del acusado declaran que no es mentalmente apto para ser llevado a juicio de nuevo.

El portavoz del Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala (Inacif), Roberto Garza, confirmó la existencia del informe aunque señaló que las conclusiones del peritaje psiquiátrico que el documento contiene son solo “recomendaciones”. Por lo tanto, será tarea del tribunal decidir sobre este y declarar a Ríos Montt incapaz de ser llevado a juicio o no.

SENTENCIA ANULADA

El exdictador guatemalteco fue condenado a 80 años de prisión el 10 de mayo del 2013 por el asesinato de 1.771 indígenas ixiles durante su régimen. Tras tres meses de juicios, la sentencia que se dictó fue anulada tan solo 10 días después por la Corte Constitucional de Guatemala argumentando errores en el proceso. 

Un nuevo juicio por el caso se programó para el 5 de enero de este año pero los abogados de Ríos Montt recusaron a la jueza Irma Jeaneth Valdéz y la Corte Suprema tuvo que designar a un nuevo magistrado para llevar el proceso judicial, previsto para el próximo 23 de julio.

EL TERCER INFORME

El informe presentado el miércoles es el tercero que se presenta este año, después de uno clínico y otro psicológico. En él consta que la edad y la condición médica de Ríos Montt son “factores de riesgo y vulnerabilidad importantes” para su rendimiento general.

A estos factores, debe sumársele “un cuadro de deterioro cognitivo” que le impide rendir “adecuadamente en términos de pensamiento y juicio”. La sintomatología que explica el informe dice afectar al sistema nervioso central y presentarse en forma de “percepciones ilusorias y alucinaciones”.

DEBILIDAD PSICOLÓGICA

Su condición médica, agrega el escrito, representa un factor de "debilitamiento psicológico importante" que no será mejor en el futuro y que seguirá progresando hacia "el deterioro".

A todo esto, el texto aduce que Ríos Montt no es capaz de entender con propiedad cualquier cargo en su contra ni tampoco de comprender los trámites judiciales por lo cual resulta imposible que pueda defenderse a sí mismo en un juicio. 

El informe concluye certificando que "no es competente para asistir ni atender audiencias judiciales” y tampoco se recomienda someter al acusado a nuevas evaluaciones médicas debido a que suponen “un estrés más” en la delicada vida del exdictador, que padece una dolencia demencial “crónica, progresiva e incurable”.

ESTADO IRREVERSIBLE

No es la primera vez que los abogados de Ríos Montt presentan a la fiscalía documentos que certifican que el estado mental y la salud del acusado van en declive de forma definitiva.

El Instituto Inaf se pronunció en un comunicado reiterando las conclusiones del informe: "Él no tiene pleno uso de sus facultades mentales y no es capaz de entender correctamente los cargos que hay en su contra".

A LA ESPERA DE JUSTICIA

El Tribunal B de Mayor Riesgo aún no ha dedicido si acepta o no la audiencia prevista para el 23 de julio, en la cual se juzgará a Ríos Montt por los genocidios mayas y ixiles durante su régimen (1982-1983), que se cobraron hasta 250.000 vidas, además de ser el responsable de grandes masacres durante la guerra civil de Guatemala.

Los afectados y rivales de Ríos Montt le acusan de oportunista y lamentan que la sentencia dictada en el 2013, considerada todo un logro para la nación centroamericana, se anulara.