Ir a contenido

Las víctimas de Charlie Hebdo ganan en el Parlamento de Islandia

Un pequeño partido ha logrado que revocar la ley que condenaba a los islandeses por blasfemar desde 1940

Su creación es una reivindicación por las víctimas del semanario francés y para defender la libertad de expresión

EL PERIÓDICO / ICELAND

Sigmundur Gunnlaugsson, primer ministro de Islandia, y a su izquierda otros políticos como Artur Mas en una convención de Rotterdam.

Sigmundur Gunnlaugsson, primer ministro de Islandia, y a su izquierda otros políticos como Artur Mas en una convención de Rotterdam. / El PERIÓDICO / ROTTERDAM

El parlamento de Islandia (Althingi) ha derogado las leyes contra la blasfemia a pesar de la fuerte oposición de algunas iglesias. La medida fue aprobada por la mayoría de los miembros de la cámara.


El primer proyecto de esta ley fue presentado por el partido minoritario Pirate Party, que defiende la libertad en Internet como parte de su campaña política. Cabe destacar que el proceso de aprobación de la nueva ley sucede en febrero, justo después del ataque terrorista contra la revista satírica francesa, Charlie Hebdo, y que se ha aprobado en honor a las víctimas.

SIN MIEDO A HABLAR

Esta ley en si misma defiende que “lo esencial en una sociedad libre y democrática es que el público pueda expresarse abiertamente, sin miedo a represalias”.

Tres miembros del Partido Pirata salieron el jueves al estrado del Parlamento Islandés recordando la consigna “Je sui Charlie”, la expresión que se hizo mundialmente famosa y expresaba el apoyo a todas las víctimas de la revista.


Además, desde las redes sociales el partido ha emitido un importante mensaje en el que se expresa que gracias a este cambio el Parlamento deja claro el mensaje que la libertad no se inclinará ante los ataques terroristas ni de ningún otro tipo.


La ley contra las injurias y blasfemias ha estado vigente desde 1940. Por ella, cualquier persona era considerada culpable y podía ser llevada a juicio en el que se decidía si se le sentenciaba a pagar una multa o a tres meses de cárcel.