11 ago 2020

Ir a contenido

VIOLACIÓN DE LA LIBERTAD DE PRENSA

Clases de periodismo en Tailandia para no ofender al primer ministro

El gobierno de Prayuth Chan-ocha ha organizado una reunión para enseñar a los periodistas a hacer preguntas que no molesten al poder

Activistas contrarios al primer ministro se concentran en las calles para protestar por los abusos policiales.

Activistas contrarios al primer ministro se concentran en las calles para protestar por los abusos policiales. / AFP / NICOLAS ASFOURI

Esperpéntico caso de abuso sobre la libertad de prensa en Tailandia. El primer ministro Prayuth Chan-ocha ha organizado una reunión con unos 200 periodistas locales e internacionales para enseñarles a hacer preguntas que no le ofendan.

El líder tailandés ha mantenido una peculiar relación de amor-odio con la prensa en su primer año en el poder desde que el mayo del 2014 lideró un golpe de Estado que derrocó al gobierno del primer ministro Yingluck Shinawatra. Por una parte ha reiterado defender la libertad de prensa pero por otra ha llegado a decir que probablemente tendría que “ejecutar” a los periodistas “que no cuenten la verdad”. Después de esas declaraciones su gabinete dijo que se trataba de una broma.

‘Tío Prayuth’, como lo conocen sus seguidores, ha sido criticado por los grupos de derechos humanos por aplicar una política de mano dura contra sus detractores. “No tengo el control sobre los medios y no tengo miedo a la prensa pero solo pido justicia porque nunca les he dicho que tenían que escribir o decir. Soy amigo de los medios”, ha asegurado Prayuth.

PRESIÓN A LOS MEDIOS

El Club de Corresponsales Internacionales de Tailandia ha alertado a sus miembros de que hay dificultades cuando tratan de recibir, modificar o cambiar su acreditaciónWinthai Suvaree, el portavoz de la junta y del Consejo Nacional para la Paz y el Orden, ha desmentido esas informaciones. “No hay una política para frenar las acreditaciones de los periodistas internacionales en Tailandia”, ha remarcado.