MANIFESTACIÓN EN EL CENTRO DE ATENAS

Jubilados contra Syriza

Miles de pensionistas se manifiestan contra el ajuste de pensiones presentado en Bruselas

2
Se lee en minutos
C.P.H.
ATENAS

Comunistas, conservadores y liberales. Prácticamente todo el espectro de la oposición al Gobierno Syriza-Griegos Independientes se ha echado a las calles tras conocer las últimas propuestas enviadas a los acreedores, aunque el domingo, unos 7.000 seguidores de la formación liderada por Alexis Tsipras se concentraba ante el Parlamento para mostrar su apoyo al Ejecutivo.

Ayer, miles de jubilados llegados de toda Grecia se manifestaron por el centro de Atenas en contra de nuevos recortes y del aumento de sus contribuciones a la seguridad social. «Nos hemos pasado la vida trabajando para que ahora nos bajen la pensión; no hay trabajo, los precios suben y nuestros hijos se van al extranjero», se lamenta Paraskeví, una votante de Nueva Democracia que ha hecho un camino de 10 horas desde su Serres natal.

«No podemos salir de la eurozona; antes que una ruptura es mejor que haya recortes, pero no para nosostros, sino de los sueldos de los ricos y de los privilegios de los diputados de Syriza», afirma la jubilada. A su lado, Costas difiere. «He trabajado durante 40 años. Me han quitado todos los complementos y ahora cobro 750 euros. Pero prefiero cobrar aún menos que no cobrar en absoluto», exclama este técnico de radio, para el que la mejor opción serían nuevas elecciones.

Más de un 45% de los jubilados griegos viven con ingresos inferiores al umbral de la pobreza (665 euros al mes). Entre las promesas preelectorales de Syriza se contaba la de devolver a este colectivo la paga de Navidad. A pesar de que hasta ahora no ha retrocedido en su negativa a recortar las pensiones complementarias, la mayoría de los asistentes a la protesta están indignados con el Gobierno.

«Queremos que nos den lo que nos han quitado», exige Yorgos. «Está claro que el que carga siempre con el peso de cualquier acuerdo es el pueblo. No queda otro remedio que salir de la eurozona», defiende este exelectricista que con la crisis ha dejado de cobrar 400 euros mensuales. Lambis, que trabajaba como empleado del municipio de Atenas, le secunda: «Quiero la ruptura con la Unión Europea»,  asegura este votante del Partido Comunista, mientras el Secretario General de la formación se dirige desde el estrado a la multitud, en la que ondean banderas del Ché Guevara.

Rompiendo con su habitual aislamiento en todas las manifestaciones, los seguidores comunistas se alinearon con los jubilados. «¿Cómo vamos a aceptar medidas que van a hacer nuestras vidas todavía más miserables?», pregunta Margarita, limpiadora y sindicalista para añadir: «Esto es una continuación del viejo rescate. El Gobierno cambió, pero son las mismas políticas. Ya nos lo esperábamos, desde que Syriza, antes de las elecciones, dijo que quería permanecer en el euro», espeta.

Proeuropeos

Noticias relacionadas

El lunes fue el turno de los proeuropeos. Una multitud marcadamente de clase media, pero de opiniones heterogéneas -algunos partidarios de las medidas de austeridad, otros detractores- se agolpó ante el Parlamento.

Bajo el lema Nos quedamos en Europa, la protesta fue convocada espontáneamente a través de las redes sociales, aunque hicieron acto de presencia representantes tanto de Nueva Democracia como del centrista To Potami (El Río). En la manifestación proeuropeísta, Rania, empleada de banca, mostró su temor a salir del euro.