30 oct 2020

Ir a contenido

DECLARACIONES AL DIARIO AUSTRIACO 'KURIER'

Tsipras: "Un Grexit sería el principio del fin de la zona euro"

El primer ministro griego asegura que la salida de Grecia del euro sería un "proceso irreversible" y supondría el "fracaso del ideal europeo"

Tsipras gesticula durante una conferencia de prensa conjunta con el canciller austriaco, en Atenas, este miércoles.

Tsipras gesticula durante una conferencia de prensa conjunta con el canciller austriaco, en Atenas, este miércoles. / REUTERS / PAUL HANNA

Una salida de Grecia del euro (Grexit) significaría "el principio del fin de la zona euro", considera el primer ministro griego, Alexis Tsipras, en una entrevista publicada este viernes por el diario austriaco Kurier, antes de la cumbre extraordinaria de la UE prevista para el próximo lunes.

"El famoso Grexit no puede ser una opción, ni para los griegos, ni para la Unión Europea. Sería un proceso irreversible, sería el inicio del fin de la zona euro", ha declarado en esta entrevista exclusiva.

"Hasta ahora, Europa siempre se ha orientado hacia una mayor unidad. Tomar la dirección opuesta significaría el fracaso del ideal europeo", estima el dirigente griego.

Según Tsipras, el debate en torno a un Grexit, que ha tomado consistencia en los últimos días ante la falta de acuerdo entre Atenas y sus acreedores, "comenzó cuando empezó a aplicarse el rígido programa de ahorro impuesto por la UE y el Fondo Monetario Internacional".

A pesar de los sacrificios hechos por su población, "Grecia no se ha vuelto más competitiva, y la deuda pública no se ha reducido. Todo el concepto debe ser revisado", ha añadido el 'premier' griego.

CUMBRE EXTRAORDINARIA

Tras el nuevo fracaso del jueves en las negociaciones, se ha convocado una cumbre extraordinaria de jefes de Estado y de Gobierno de los 19 países de la zona euro para el próximo lunes en Bruselas, en el que la cuestión griega será el único punto en la agenda.

Si no se alcanza un acuerdo antes del final de este mes, Grecia podría ser incapaz de devolver al FMI casi 1.600 millones de euros en préstamos vencidos y entraría en una quiebra interna.