Ir a contenido

ESCÁNDALO EN FRANCIA

Militares franceses, investigados por violaciones a niños en la República Centroafricana

La ONU y Unicef recogieron el testimonio de una decena de víctimas de los abusos, cometidos entre diciembre del 2013 y junio del 2014

El Ministerio de Defensa de Francia investiga presuntas agresiones sexuales niños cometidas por militares franceses desplegados en la República Centroafricana. Los hechos investigados, que el ministerio hace públicos después de que medios de comunicación hayan publicado que la fiscalía ha abierto una investigación sobre el caso, se remontan a julio del 2014.

Las autoridades francesas recibieron entonces "testimonios de niños centroafricanos que acusaban de agresiones sexuales a militares franceses de la operación Sangaris", explica el Ministerio de Defensa en un comunicado. Los testimonios de "una decena de niños" fueron recogidos por personal de Naciones Unidas y de UNICEF y sitúan los presuntos hechos "en el lugar del aeropuerto de M'Poko, en la República Centroafricana, entre diciembre del 2013 y junio del 2014".

Ante la "extrema gravedad de los hechos alegados", el Ministerio de Defensa tomó "todas las medidas necesarias para que se pudieran establecer lo antes posible los hechos y las eventuales responsabilidades penales", agrega el comunicado. Para ello, abrió una investigación que será trasladada "cuando lo solicite" a la fiscalía, que ya fue informada cuando el Gobierno francés conoció la noticia y que, en consecuencia, abrió una investigación preliminar, aún en curso.

"ATENTADO INTOLERABLE"

"El Ministerio de Defensa ha tomado y tomará todas las medidas necesarias para permitir que se manifieste la verdad. Si se confirman los hechos, vigilará para que se apliquen las sanciones más firmes contra los responsables de lo que sería un atentado intolerable contra los valores de un soldado", concluye el comunicado.

Francia desplegó una fuerza militar en la República Centroafricana a finales del 2013 tras agravarse la situación en ese país después de que un año antes cuatro facciones rebeldes musulmanas agrupadas en la formación Séléka se levantaron en armas al considerar que el presidente François Bozizé no había respetado los acuerdos de paz del 2007.