24 oct 2020

Ir a contenido

Varoufakis: "Son unánimes en su odio hacia mí. Y yo doy la bienvenida a su odio"

El ministro de Finanzas griego reconoce la animadversión que genera en sus colegas del Eurogrupo en un mensaje desafiante en Twitter

Yanis Varoufakis, el viernes en Riga.

Yanis Varoufakis, el viernes en Riga.

El ministro de Finanzas griegoYanis Varoufakis, ha reconocido que existe una clara animadversión de sus colegas del Eurogrupo hacia él y en su cuenta personal de Twitter escribió que da "la bienvenida a su odio".

"Son unánimes en su odio hacia mí. Y yo doy la bienvenida a su odio", escribió el ministro parafraseando una expresión del presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt durante un discurso, en 1936, en Nueva York, durante la campaña de las elecciones presidenciales.

Roosevelt respondía así a los que durante la Gran Depresión que estalló en Estados Unidos en 1929 y se prolongó durante la década de los años 30 habían puesto sus ganancias personales por encima del bienestar social.

Según han descrito a los medios diversos ministros que participaron en el Eurogrupo de Riga, en Letonia, el viernes, el ambiente fue de extrema animadversión y presión hacia Varoufakis.

Mientras que algunos ministros como el español, Luis de Guindos, fueron unánimes en su crítica a la falta de avances en las negociaciones con Grecia, Varoufakis optó por dar una visión algo más optimista de la situación.

Catálogo de exigencias

En la conferencia de prensa posterior al Eurogrupo, Varufakis confirmó que persisten "diferencias" entre Atenas y sus acreedores pero resaltó la convergencia alcanzada en las últimas semanas.

"Miramos las últimas semanas y lo que vemos es convergencia. No tenemos una convergencia completa pero confiamos en que podemos tenerla", dijo Varufakis.

Los escollos principales continúan siendo la negativa de Atenas a liberalizar el despido y a bajar las pensiones, así como a permitir los desahucios hipotecarios.

Estos tres puntos forman parte del catálogo exigido por los acreedores dentro del segundo programa de rescate, que el anterior Gobierno del conservador Andonis Samarás también se negó a aplicar, lo que condujo al estancamiento de las negociaciones y a que desde agosto pasado Atenas no haya logrado el desembolso de los 72.000 millones de euros pendientes.