Ir a contenido

70º ANIVERSARIO DE LA LIBERACIÓN

Homenaje en Ravensbrück

Un centenar de supervivientes del campo de mujeres de la Alemania nazi recuerdan a sus camaradas

EL PERIÓDICO
RAVENSBRÜCK

Fue el mayor campo de concentración de mujeres en la Alemania nazi. Por Ravensbrück pasaron unas 133.000 féminas y niños -además de 20.000 hombres- y varios miles murieron de hambre, enfermedades, o a causa de los experimentos médicos que se realizaban.

No era un campo de exterminio como Auschwitz, pero a finales de 1944 se levantó una cámara de gas provisional y en los meses previos al final de la guerra fueron ejecutadas en ella entre 5.000 y 6.000 prisioneras. Cuando el 30 de 1945 el Ejército rojo llegó al campo, quedaban en él unos 2.000 reclusos enfermos, abandonados porque no podían participar en las «marchas de la muerte» con las que el régimen nazi intentó evacuar todos los campos de concentración en los últimos meses de la contienda.

Más de un centenar de exprisioneras, la mayoría nonagenarias, regresaron ayer a Ravensbrück, en el estado de Brandeburgo, para conmemorar el 70º aniversario de la liberación y recordar a las que no salieron con vida. «Nuestras camaradas que murieron aquí no deben ser nunca olvidadas», subrayó la presidenta del Comité Internacional Ravensbrück, Annette Chalut, una francesa que fue internada allí por luchar en la resistencia. «Responsabilidad quiere decir que no debemos callar», recalcó por su parte la ministra alemana de Educación, Johanna Wanka, en referencia a los casos de xenofobia y antisemitismo que todavía se registran en el país.

Coincidiendo con la conmemoración central, una representación catalana rindió también homenaje en un acto organizado por la Amical de Ravensbrück y la Generalitat. La vicepresidenta, Joana Ortega, la presidenta de la Amical, Anna Sallés, y Margarita Català, hija de la superviviente Neus Català, hicieron una ofrenda floral, al tiempo que la voz emocionada de Marina Rossell cantaba 'Morir a Ravensbrück'.

Temas: Ravensbrück