28 nov 2020

Ir a contenido

Así fueron los 10 últimos minutos del vuelo de Germanwings

El copiloto se encerró en la cabina y manipuló los controles para estrellar el aparato

Así fueron los 10 últimos minutos del vuelo de Germanwings

El vuelo del avión de Germanwings acabó en tragedia. Durante los primeros veinte minutos de vuelo nada podía hacer presagiar lo que iba a suceder en los diez siguientes. El avión despegó de Barcelona a las 10:01 de la mañana. Realizó con normalidad la maniobra de ascenso y a las diez y media contactó por última vez con la torre de control de Marsella.

Según las declaraciones del fiscal del caso, Brice Robin, a continuación se escucha al piloto preparando el plan de descenso sobre Dusseldorf  y después el comandante le pide al copiloto que asuma el mando. Tras esa conversación, en el registro de la caja negra se escucha un asiento que se mueve y una puerta, la de la cabina, que se cierra.

A las 10:31 de la mañana Andreas Lubitz está solo a los mandos y el aparato empieza a descender. "Cuando está solo manipula el botón de vuelo para programar el descenso del aparato", afirmaba ayer el fiscal de Marsella a cargo del caso. En la torre de control notan que algo va mal y llaman al avión, pero ya no hay respuesta. El copiloto tampoco contesta al comandante, que ha vuelto a la cabina y no puede entrar.

Brice Robin explica: "Se escuchan demandas del comandante para poder acceder a la cabina, por un interfono se identifica pero no hay respuesta por parte del copiloto". A las 10:35 la torre de control vuelve a intentar el contacto, y otra vez un minuto después. Nadie contesta, pero la respiración de Andreas Lubitz se oye en la grabación de la caja negra. Está vivo. Los intentos del comandante por acceder a la cabina se tornan desesperados, golpea la puerta. Pero no hay tiempo.

El avión está cada vez más cerca de las montañas. En el aparato se disparan todas las alarmas. "Saltan las alarmas para avisar a la tripulación de la proximidad del suelo y en ese momento se escuchan ruidos y un intento violento de derribar la puerta". Según el fiscal de Marsella, no es hasta ese momento cuando los pasajeros se dan cuenta de que algo va mal. Robin afirma: "Creo que las víctimas no se dieron cuenta hasta el último instante porque en la cinta que hemos escuchado sólo se oyen gritos en los últimos segundos de la grabación". A las 10:40 de la mañana el avión se estrella en los Alpes.