El relato de un secuestro de 179 días que hasta hoy no se podía contar

El reportero de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA Marc Marginedas estuvo cautivo en Siria junto a los rehenes James Foley, Steven Sotloff, David Haines, Alan Henning y Peter Kassig, decapitados por el Estado Islámico

Compañeros de EL PERIÓDICO salen a la calle, como ya hicieron todos los miércoles, para pedir la liberación de Marc Marginedas, el 11 de diciembre del 2013.

Compañeros de EL PERIÓDICO salen a la calle, como ya hicieron todos los miércoles, para pedir la liberación de Marc Marginedas, el 11 de diciembre del 2013. / CARLOS MONTAÑÉS

Se lee en minutos

James FoleySteven SotloffDavid HainesAlan Henning y Peter Kassig son nombres que han ocupado recientemente las portadas de la prensa mundial. Todos ellos fueron decapitados por el Estado Islámico en Siria después de sufrir un largo secuestro, que en ocasiones se prolongó casi dos años.

Marc Marginedas, enviado de El PERIÓDICO DE CATALUNYA a zonas de conflicto, compartió cautiverio con ellos durante buena parte de los seis meses en los que estuvo preso antes de ser liberado, el 2 de marzo del 2014, en un paso de la frontera turcosiria.

James, Steven, David, Alan y Peter son cinco de las razones por las cuales Marginedas ha tenido que esperar un año para explicar el relato de su cautiverio, que este domingo comienza en estas páginas. Formaban parte de un enorme grupo de prisioneros --retenidos por el Estado Islámico la mayor parte del tiempo bajo un mismo techo-- compuesto por una veintena de varones procedentes de una decena de países, todos ellos periodistas, cooperantes o ciudadanos corrientes.

LOS LIBERADOS

Algunos como Marginedas fueron liberados, aunque sobre ellos pendía la amenaza explícita de que los compañeros  que permanecían secuestrados serían maltratados y torturados si el excarcelado hablaba con la prensa sobre ciertos detalles del cautiverio. La amenaza era proferida por el líder del grupo de combatientes que gestionaba el secuestro, al que la prensa mundial conoce ya como John, el yihadista, por ser el brazo ejecutor de las decapitaciones.

Te puede interesar

Javier Espinosa, reportero de 'El Mundo', y el fotógrafo Ricard Garcia VilanovaJavier EspinosaEl Mundo Ricard Garcia Vilanova también acabaron integrando esta abigarrada comunidad de secuestrados.

La que es probablemente la más grave crisis de rehenes de los últimos tiempos se ha saldado con una atroz tragedia que ha llevado el luto a varias familias de inocentes en todo el mundo.