Marc Marginedas desvela al fin los seis meses de su secuestro en Siria

"Has entrado dos veces antes en Siria y te ha salido bien; pero ahora te vamos a matar", escuchó el periodista al ser secuestrado

Portada del ’Más Periódico’ de este domingo con las herramientas de trabajo de Marginedas.

Portada del ’Más Periódico’ de este domingo con las herramientas de trabajo de Marginedas.

1
Se lee en minutos

"Has entrado dos veces antes en Siria y te ha salido bien; pero ahora te vamos a matar". Marc Marginedas, el reportero de guerra de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, escuchó esta temible amenaza en septiembre del 2013 nada más constatar que pasaba a ser un hombre secuestrado por el Estado Islámico. Su cautiverio se alargó casi seis meses, en los que compartió celda, durante buena parte de ese tiempo, con una veintena de periodistas y cooperantes de diversos países. Cuando fue liberado, en marzo del 2014, uno de sus secuestradores le advirtió de que debía guardar silencio y no desvelar a la prensa detalles del encierro. La vida de sus compañeros estaba en juego.

Noticias relacionadas

Ahora, con varios de ellos sádicamente decapitados y el resto liberados, Marginedas rompe ese silencio y desvela al fin detalles de un cautiverio cruel, cargado de violencia, privaciones de todo tipo y situaciones extremas. El primer capítulo se publica este domingo, en el suplemento Más Periódico, y en él el reportero narra el momento en que fue capturado por los yihadistas. Los otros cuatro episodios aparecerán a lo largo de la semana en la sección de Internacional y configuran en conjunto un relato palpitante sobre la vida bajo el terror que imponían unos guardianes despiadados y psicopáticos, encabezados por el británico mundialmente conocido como Jihadi John, o John el yihadista.

La narración es, a la postre, un homenaje a unos compañeros perdidos para siempre, James FoleySteven SotloffDavid HainesAlan Henning Peter Kassig, con los que Marginedas congenió y compartió unos meses, que para bien y para mal, nunca podrá olvidar. Juntos padecieron la que es probablemente la más grave crisis de rehenes de los últimos tiempos.