POLÍTICA EUROPEA

Francia y España acuerdan construir tres nuevas MAT

El objetivo de ambos gobiernos es que estén listas en torno al 2020

La cumbre impulsa el gasoducto catalán, aunque queda pendiente de estudios

Subestación eléctrica.

Subestación eléctrica. / ICONNA / JORDI RIBOT

Se lee en minutos

MANUEL VILASERÓ
MADRID

Las históricas reticencias de Francia a las interconexiones energéticas con España parecen haber quedado atrás a la vista de la declaración conjunta firmada ayer en Madrid por los gobiernos de estos dos países y el de Portugal. El documento  compromete a los firmantes a tener listas en el 2020 tres nuevas interconexiones eléctricas como la MAT catalana y define a grandes rasgos el calendario de ejecución y  las zonas por las que deberán transcurrir. Ninguna de ellas afecta a Catalunya.

La primera de las tres líneas de alta tensión partirá de Navarra o el País Vasco para enlazar con el sur de Francia en Cantegrit a través de los Pirineos. La segunda saldrá de Aragón para llegar a Francia cerca de la población de Marsillon. Ambos proyectos son nuevos y cada uno de ellos tiene por ahora tres trazados alternativos. La declaración compromete a los estados a escoger el trazado definitivo a finales del 2015 para «posibilitar que se inicie lo antes posible, a poder ser en el 2016, la concesión de permisos».

CABLE SUBMARINO / El tercer proyecto no es ninguna novedad. Llevaba años en los despachos ministeriales, pero había sido aparcado por sus dificultades técnicas y el alto coste. Será un cable submarino de alta tensión que partirá del golfo de Vizcaya para llegar al de Gascuña, en la Aquitania.

Se estima que los tres proyectos podrían requerir una inversión de hasta 4.300 millones de euros, pero su inclusión en el plan Juncker, presente en la cumbre, facilitará la financiación de 1.500 millones a través de créditos que vehiculará el ICO. También se beneficiarán de ayudas directas.

Francia ha hecho incluir en el acuerdo un párrafo en el que se especifica que «para aumentar su aceptación entre las poblaciones locales se garantizará el uso de las mejores tecnologías en términos de costes y de respeto al medioambiente». La oposición de las zonas afectadas del sur de Francia era uno de los factores que había frenado hasta ahora el sí del Gobierno francés.

Con las nuevas líneas, se pretende alcanzar el objetivo europeo de tener interconectada en el 2020 el 10% de las potencia instaladas. Con la MAT se duplicó la que existía, pero solo ha permitido alcanzar el 2,8%.

UN MIDCAT A MEDIO GAS / La infraestructura que sí afecta a Catalunya es MIDCAT, el gasoducto a medio construir que por ahora llega hasta Hostalrich, pero al que la falta de interés de Francia mantiene paralizado. La necesidad de que la Europa del norte y el centro dispongan de una alternativa al gas ruso, puesta de relieve más que nunca con la crisis de Ucrania, parece haber proporcionado el combustible necesario para reemprender el proyecto.

Noticias relacionadas

La declaración no incluye, sin embargo, en este caso, ni plazo de ejecución ni presupuesto. También condiciona su puesta en marcha a los análisis que lleve a cabo el nuevo Grupo Regional de Alto Nivel creado ayer sobre «la compatibilidad» de este proyecto y «los planes gasísticos nacionales y las necesidades de garantía de suministro de la UE», y sobre si ambas cuestiones permiten que se envíe gas en las dos direcciones.

Rajoy cifró en cuatro las ventajas para España de las nuevas interconexiones: aumentará la competitividad al bajar los precios de la energía, permitirá un nuevo desarrollo de las renovables, mejorará la garantía de suministro y «sobre todo» a los «hogares les saldrá más barata» la factura de la luz. Holande glosó sus virtudes medioambientales.