Ir a contenido

NUEVO ASALTO CINCO SEMANAS DESPUÉS DE LA MASACRE DE 'CHARLIE HEBDO'

Copenhague sufre un atentado por las caricaturas de Mahoma

Tiroteado un acto al que asistían un dibujante sueco y el embajador de Francia

Un civil muere y tres policías resultan heridos en el ataque, cuyo autor logró huir

EL PERIÓDICO

Esta vez, Copenhague. Apenas cinco semanas después de la masacre en la redacción de la revista 'Charlie Hebdo' en París, otro ataque terrorista vinculado a las viñetas de Mahoma sacudió en la tarde de este sábado la capital danesa. Una persona murió y otras tres resultaron heridas por un hombre que abrió fuego a discreción contra un centro cultural en el que se celebraba un seminario titulado Arte, blasfemia y libertad de expresión, con la presencia del polémico caricaturista sueco Lars Vilks y el embajador francés en Dinamarca, François Zimeray. Ambos resultaron ilesos.

«Dinamarca se ha visto afectada por un acto de cínica violencia. Todo hace pensar que el tiroteo ha sido un atentado político y por tanto un acto terrorista», declaró la primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt. «No queremos una Dinamarca así. Nos llena de ira y desprecio», añadió. El país estaba en máxima alerta, y el centro de Copenhague, tomado por un fuerte dispositivo de seguridad.

UN SOLO TIRADOR

En el atentado contra el café y centro cultural Krudttonden, en el noreste de la capital danesa, resultó muerto uno de los asistentes, de unos 40 años, y tres agentes –uno de ellos policía y los otros dos, miembros de los servicios de inteligencia (PET)– sufrieron heridas leves. La policía cree que el tiroteo fue obra de un solo tirador, y difundió una imagen borrosa del sospechoso, grabada por una cámara de seguridad de la zona. Aparentaba entre 25 y 30 años, se cubría con un pañuelo la parte inferior de la cara y llevaba un arma automática.

«Nos han disparado desde el exterior. Tenían la misma intención que en 'Charlie Hebdo', pero no han logrado entrar», relataba el embajador francés a AFP todavía desde el lugar de los hechos, apenas una hora después del ataque. «Intuitivamente, diría que ha habido por lo menos 50 disparos. Los policías nos dicen que 200. Las balas atravesaban las puertas y todos nos hemos lanzado al suelo», explicaba Zimeray. Al acto asistían varias decenas de personas.

AMENAZADO

Testimonios recogidos por medios daneses hablaban de un supuesto acompañante que esperó afuera y huyó con el tirador, pero las autoridades no habían confirmado esta información. El coche utilizado para cometer el atentado fue encontrado a unos tres kilómetros del centro cultural.

A falta de confirmación oficial, es muy probable que fuera la presencia de Lars Vilks lo que convirtió el acto, organizado por el comité de apoyo al caricaturista, en el objetivo del ataque. Vilks, de 68 años, ha recibido amenazas de muerte de varios grupos fundamentalistas islámicos desde que en agosto de 2007 publicó un retrato de Mahoma con el cuerpo de un perro en el periódico sueco 'Nerikes Allehanda'Desde entonces vive bajo protección policial.

Las condenas se sucedieron. El Gobierno español reafirmó «su resolución en la defensa de la libertad de expresión, que ningún acto de violencia podrá intimidar». Desde la recientemente golpeada París, el presidente francés, François Hollande, expresó «toda la solidaridad de Francia» a la primera ministra danesa, y el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, se disponía a viajar a Copenhague. «La libertad de expresión siempre debe ser protegida», dijo en Twitter el primer ministro británico, David Cameron.

«Esto nos lo temíamos después de lo de 'Charlie Hebdo'Está claro que grupos ultrarradicales están en guerra contra la libertad de expresión, la libertad de crítica irreverente a las religiones y la simple libertad de debatir sobre ello», dijo a AFP el secretario general de Reporteros sin Fronteras (RSF), Christophe Deloire.

CONFLICTO INTERNACIONAL

El Ministerio de Defensa danés se puso a disposición de la policía para ayudar a la captura del sospechoso, la «principal prioridad», en palabras de la primera ministra. Las autoridades suecas se movilizaron en previsión de que pudiera cruzar la frontera.

Dinamarca ya había sufrido varios intentos de atentado en los últimos años tras su intervención en las guerras de Irak y Afganistán, y la publicación en 2005 de una famosa serie de caricaturas de Mahoma por el diario conservador 'Jyllands-Posten'que provocó un conflicto internacional con varios países musulmanes. La sede del 'Jyllands-Posten' y el caricaturista Kurt Westergaard, autor de un dibujo de Mahoma con un turbante bomba, habían sido el blanco preferido, aunque los servicios de inteligencia daneses habían abortado todos los intentos. Hasta ayer.

0 Comentarios
cargando