Ir a contenido

Un bloguero saudí, azotado en público por insultar al Islam

Raif Badawi ha sido condenado en Arabia Saudí a mil latigazos, de los que ha recibido 50 ante una mezquita de Jeddah

AGENCIAS / DUBAI

Un bloguero saudí ha sido azotado públicamente tras ser declarado culpable de delitos cibernéticos y de insultar al Islam.

Raif Badawi, que fue condenado a 1.000 latigazos y 10 años en la cárcel, ha recibido ya 50 azotes. Los latigazos se llevarán a cabo semanalmente, según unos activistas.

Badawi, cofundador de un sitio web ahora prohibido llamado Arabia Red Liberal, fue detenido en el 2012. Grupos de derechos humanos condenaron la sentencia y EEUU pidió el indulto.

El jueves la portavoz del Departamento de Estado Jen Psaki instó a las autoridades saudís a "cancelar este castigo brutal" y revisar su caso. La sentencia fue ampliamente condenada por grupos de derechos humanos.

Además de su sentencia, Badawi fue condenado a pagar una multa de 1 millón de riales (unos 250.000 dólares). En el 2013 fue absuelto de apostasía, que podría haber llevado a una sentencia de muerte.

El año pasado, el abogado de Badawi fue condenado a 15 años de prisión tras ser declarado culpable por un tribunal antiterrorista, informó la agencia de noticias AP.

ANTE UNA MEZQUITA

Las flagelaciones tuvieron lugar frente a una mezquita en la ciudad del mar Rojo de Jeddah después de las oraciones del viernes, dijeron unos testigos.

La agencia de noticias AFP, citando a las personas en el lugar, dijo que Badawi llegó a la mezquita en un coche de policía y se le han leído los cargos ante una multitud. Después lo obligaron a permanecer de espaldas a los espectadores, aunque se mantuvo en silencio.

"Los latigazos de Raif Badawi es un acto cruel prohibido por el derecho internacional", ha dicho Said Boumedouha, de Amnistía Internacional. "Al ignorar las llamadas internacionales, las autoridades de Arabia Saudí han demostrado un desprecio abominable por los principios más básicos de los derechos humanos", ha añadido.

Arabia Saudí aplica una versión estricta de la ley islámica y no tolera la disidencia política.