Ir a contenido

DISCURSO TELEVISADO TRAS EL DESENLACE DE LA CRISIS

Hollande: «Somos un pueblo libre que no tiene miedo»

El presidente francés anima a los ciudadanos a salir mañana a la calle

E. C. / PARÍS

El presidente de FranciaFrançois Hollande, se dirigió ayer a los franceses por televisión en un discurso en el que hizo un llamamiento a la unidad nacional y pidió a sus conciudadanos que acudan en masa a la manifestación prevista mañana en París, y que lo hagan para alzar la voz en defensa de «los valores de la democracia, la libertad y el pluralismo»; que son, dijo a continuación, «los valores que Europa representa». Francia, declaró solemnemente Hollande, «es un pueblo libre que no cede a ninguna presión ni tiene miedo». «Nuestra mejor arma es la unidad», agregó.

«Nuestro país ha sido atacado tres días seguidos y ha hecho frente a la situación», se enorgulleció el presidente ante los franceses, en una alocución posterior a las operaciones policiales que acabaron, en la localidad de Dammartin-en-Goële, al noreste de París, con la muerte de los dos terroristas responsables del ataque contra la sede de Charlie Hebdo, y en la capital francesa con la del hombre que mantenía secuestradas a una decena de personas en un supermercado judío. El dirigente francés elogió el trabajo de las fuerzas de seguridad del Estado-«quiero saludar el valor, el coraje y la eficacia de los gendarmes, los policías y todos los que participaron en estas operaciones, y decirles que estamos orgullosos de ellos»-, aunque advirtió a renglón seguido que «Francia no ha acabado con las amenazas de que es objeto».

«La vigilancia, la unidad y la movilización» son las tres piedras angulares de la respuesta que los franceses -los políticos, los ciudadanos- deben dar a esas amenazas, dijo Hollande, y añadió que con el reforzamiento de las medidas de seguridad -la vigilancia- el Gobierno pretende que los ciudadanos «puedan vivir libremente, sin ser objeto en ningún momento de una amenaza o de un riesgo». «Debemos ser capaces de responder con la fuerza cuando sea necesario utilizarla, pero también con la solidaridad», dijo, ya centrado en la respuesta ciudadana. «Tenemos un ideal que es más grande que nosotros y debemos ser capaces de defenderlo en todas partes donde la paz esté amenazada». «De esta prueba saldremos reforzados», sentenció.

A los yihadistas responsables de los atentados, Hollande los trató de «iluminados, fanáticos que no tienes nada que ver con la religión islámica», y pidió a los franceses que sean «implacables con el racismo y el antisemitismo». «Porque hoy, en esa tienda kosher, lo que se cometió efectivamente fue un crimen antisemita espantoso». El presidente francés ya había pedido antes que cesen los ataques a sedes musulmanas que han tenido lugar estos días.