02 dic 2020

Ir a contenido

FRUSTRACIÓN EN LAS CALLES DE MISURI

Violentos disturbios en Ferguson tras la decisión de no procesar al policía que mató a Michael Brown

Al menos 61 detenidos por los graves altercados provocados tras conocerse la decisión del tribunal de no llevar a juicio al agente que disparó contra el joven negro que iba desarmado

Los saqueos, edificios quemados y encontronazos con la policía se suceden en 15 ciudades de EEUU

RICARDO MIR DE FRANCIA / WASHINGTON

Disturbios en la ciudad de Ferguson, en Misuri. / JUSTIN SULLIVAN AFP / VÍDEO: ATLAS

Disturbios en la ciudad de Ferguson, en Misuri.
Los disturbios en Ferguson se han extendido por otras 15 ciudades de Estados Unidos.

/

Un gran jurado popular ha rechazado esta madrugada la imputación de Darren Wilson, el policía blanco que mató a balazos al joven negro y desarmado, Michael Brown, hace algo más de tres meses en Ferguson, un suburbio a las afueras de San Luis (Misuri). Entre los miembros del jurado, formado por nueve ciudadanos blancos y tres negros, no hubo el quórum necesario para determinar que había"suficientes indicios racionales" para llevar a juicio a Wilson. La decisión generó una enorme frustración en las calles y, como ya sucedió en agosto, dio paso a saqueos, incendios provocados, disparos y encontronazos con la policía. Al menos 61 personas han sido detenidas en San Luis y los incidentes se han extendido a 15 ciudades de EEUU.

Todas las miradas del país estaban puestas anoche en Ferguson, donde la muerte de Michael Brown y las protestas que le siguieron en agosto sirvieron para sacar a la superficie la discriminación cotidiana que sufren los afromericanosy los hispanos por parte de la policía y los tribunales, traducida en ocasiones en la más abyecta brutalidad. En Ferguson no solo escoció la muerte a balazos del chaval desarmado, que acababa de robar varias cajetillas de puritos en una tienda, sino que la policía dejara su cuerpo tirado en el asfalto durante más de cuatro horas hasta que llegaron las ambulancias para llevárselo. 

"Es legal matar a negros desarmados en América", gritó ayer una manifestante tras conocerse la decisión del jurado, según recogió el 'Washington Post'. "Estamos profundamente decepcionados de que el asesino de nuestro hijo no tenga que enfrentarse a las consecuencias de sus acciones", dijo la familia de Brown en un comunicado. No obstante, pidió calma a las cientos de personas que se congregaron en la calle esperando el veredicto. "Os pedimos que canalicéis vuestra frustración de formas que puedan conducir a cambios positivos. Tenemos que trabajar juntos para arreglar el sistema que ha permitido que esto suceda". 

PALABRAS DE OBAMA

Ni sus palabras ni las del presidente Barack Obama lograron frenar el caos. Algunos grupos de manifestantes prendieron fuego a al menos una docena de edificios, según el diario 'St Louis Dispatch'; otros fueron saqueados hasta sus entrañas; se reventaron coches de policía y las fuerzas del orden trataron de dispersar a las multitudes con granadas de humo y gas pimienta. "Somos una nación construida sobre el respeto a la ley, de modo que tenemos que aceptar que esta es la decisión que ha tomado el gran jurado", dijo Obama en un llamamiento a la calma, poco después de que conocerse el dictamen en Ferguson. La Guardia Nacional que había sido desplegada como medida preventiva por el gobernador de Misuri desde hace días no actuó inicialmente, según se quejó el alcalde de Ferguson.

El veredicto del gran jurado, alcanzado tras examinar 70 horas de testimonios, cientos de fotografías y las conclusiones de tres autopsias forenses, valida esencialmente la versión del policía Darren Wilson, según se desprende de las explicaciones que dio el fiscal Bob McCulloch. McCulloch aseguró que después de que Wilson diera el alto a Brown, que iba acompañado por un amigo, se produjo un forcejeo dentro del coche del policía, una tesis que trató de respaldar asegurando que se encontró sangre del joven en la pistola, los pantalones y la camisa del policía. Desde dentro, Wilson le disparó dos veces. Brown salió entonces corriendo, según su explicación, pero poco después, se dio la vuelta y es entonces cuando el agente le disparó otras diez balas.

BALAS EN EL CUERPO 

En el cuerpo del joven negro se encontraron al final entre seis y siete balas, según una de ellas se considere de entrada o de salida. Las leyes de Misuri permiten a la policía disparar cuando considere que su vida o la de otro ciudadano está en peligro, o cuando el sospechoso de un crimen grave, que constituya un peligro, se dé a la fuga. 

Los disturbios de Ferguson fueron acompañados por protestas relativamente pequeñas en varias ciudades del país. En Los Ángeles y en Oakland, quizás las más serias, se bloquearon algunas carreteras. Nadie entendía anoche porque las autoridades de Misuri decidieron esperar a que cayera la noche para hacer pública la decisión del gran jurado, cuando había sido adoptada a primeras horas de la jornada. Se hizo pública alrededor de las 20.00 hora local.