POLÉMICA EN EEUU

¿Quién mató a Bin laden?

Las revelaciones del soldado O'Neill en las que afirma que abatió al líder de Al Qaeda son desmentidas por sus compañeros

El soldado Robert O’Neill en una fota publicada por el diario ’Montana Standard’.

El soldado Robert O’Neill en una fota publicada por el diario ’Montana Standard’. / AFP / WALKER HINICK

2
Se lee en minutos
IDOYA NOAIN / WASHINGTON

¿Quién mató a Osama Bin Laden? Sin autopsia ni fotografías públicas y con el cadáver del líder de Al Qaeda en el fondo del mar probablemente los ciudadanos nunca obtengan respuesta a esa pregunta o, al menos, no hasta que no se desclasifiquen dentro de unas décadas los documentos oficiales.

De momento, no obstante, tienen tesis entre las que elegir. Ya hay por lo menos cuatro, una cifra nada despreciable teniendo en cuenta que los SEAL de la Marina, el cuerpo de elite que acometió la misión, se precia de estar compuesta por «profesionales silenciosos».

La última versión llegó el jueves, cuando Robert O’Neill, un antiguo miembro de los SEAL de la Marina que participó en la misión en la madrugada del 2 de mayo del 2011 en Abbotabad (Pakistán), se identificó públicamente en The Washington Post como el autor de los disparos definitivos.

EL TIRADOR

O’Neill ya había contado anónimamente su versión de los hechos en un artículo en febrero del año pasado en Esquire, donde era, simplemente, «el tirador», pero el jueves habló ya sin apodo y dando más detalles. 

Según su último relato, él y otros cinco miembros del cuerpo de élite llegaron a la tercera planta de la casa de Abbotabad y fueron dispersándose por habitaciones. Él y el líder del grupo entraron en el cuarto de Bin Laden. El primero, siempre según O’Neill, disparó pero aparentemente falló y él entonces le pasó. «Ahí estaba Bin Laden, con sus manos en los hombros de una mujer y empujándola a ella hacia delante, en pie y moviéndose», usando a la mujer como escudo. «En ese segundo –relata– le disparé, dos veces en la frente. ¡Bap, bap! Cayó frente a su cama y le disparé otra vez. Le vi dar sus últimos respiros».

Otros miembros de los SEAL y del Ejército, en declaraciones a The New York Times, han desmentido la versión de O’Neill y dan dos diferentes. Según uno de ellos, el líder del escuadrón no falló e hirió a Bin Laden, aunque luego se dedicó a retirar a las mujeres del cuarto por si llevaban chalecos explosivos y fue entonces cuando O’Neill disparó los tiros letales.

ACCIONES LEGALES

Noticias relacionadas

Según otros, el líder del escuadrón (que sigue en el cuerpo) pudo llegar a matar a Bin Laden y O’Neill solo disparó al cuerpo cuando ya estaba caído para «asegurarse» de que estaba muerto.

La cuarta versión es la que ofreció Matt Bissonnette, otro antiguo miembro de los SEAL, que escribió bajo pseudónimo un libro en 2012, No easy day, por el que el Pentágono ha emprendido acciones legales en su contra. En su relato, Bissonnette aseguró que el líder del escuadrón disparó a Bin Laden en la cabeza y luego él y otro miembro del equipo entraron en el cuarto. «En sus últimos estertores seguía retorciéndose y convulsionándose. Apuntamos nuestros láser hacia su pecho y disparamos varias rondas».