Merkel ordena al espionaje alemán limitar la cooperación con EEUU

Berlín suspende todas las relaciones bilaterales que no estén "relacionadas" con los intereses de Alemania

Se lee en minutos

La cancillera alemana, Angela Merkel, ha ordenado a todos sus servicios secretos que limiten al mínimo imprescindible su cooperación con EEUU a raíz del nuevo escándalo de espionaje, ha informado este viernes el diario 'Bild'.

El periódico, que cita fuentes del ámbito de la seguridad nacional, ha apuntado que de esta forma quedan suspendidas todas las relaciones bilaterales que "no están directamente relacionadas con los intereses de seguridad de Alemania", como las amenazas terroristas y la protección de las misiones militares del país en el extranjero.

Hasta el momento, la inteligencia alemana, especialmente el Servicio Federal de Información (BND) había trabajado en estrecha coordinación con su homóloga estadounidense, que tras la segunda guerra mundial se había involucrado intensamente en la puesta en marcha de los servicios secretos de la República Federal.

Expulsión de Alemania

Esta decisión de la Cancillería viene a sumarse a la exigencia, hecha pública este jueves, de que el responsable de los servicios secretos en la embajada de EEUU de Berlín debe abandonar el país.

El portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert, había asegurado que la expulsión se ha decidido "a la luz de la investigación que lleva a cabo el fiscal general" en torno a los dos últimos casos y teniendo en cuenta "los meses transcurridos sin obtener respuestas sobre las actividades de los servicios secretos de EEUU en Alemania".

Te puede interesar

El Gobierno alemán está profundamente indignado por los acontecimientos de los últimos días, en los que se ha detenido a un espía alemán que presuntamente trabajaba como agente doble para EEUU y se ha interrogado a un militar del Ministerio de Defensa que supuestamente filtraba información a Washington.

Estos dos casos vienen a sumarse a las revelaciones de espionaje masivo de EEUU en Alemania -incluido el pinchazo de un móvil de Merkel- que realizó hace un año Edward Snowden, extécnico de la inteligencia estadounidense.