30 oct 2020

Ir a contenido

GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

Obama deja la puerta abierta a una intervención militar en Irak

Los yihadistas instan a conquistar Bagdad y los santuarios chiís

Un vehículo de las fuerzas iraquís abandonado tras ser atacado por milicianos del ISIL en Tikrit, este miércoles.

Un vehículo de las fuerzas iraquís abandonado tras ser atacado por milicianos del ISIL en Tikrit, este miércoles. / REUTERS

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama,  ha dejado la puerta abierta a una intervención en Irak para frenar el avance de los extremistas del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL), cuyas fuerzas ya controlan parte del norte del país árabe y avanzan con rapidez hacia la capital, Bagdad. Obama ha dicho que no descarta "ninguna opción" y que está estudiando la situación con su equipo de seguridad nacional.

El Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL) ha arengado a sus seguidores para que dirijan su ofensiva hacia Bagdad y las ciudades meridionales de Kerbala Nayaf, donde se encuentran los principales santuarios chiís.

En un audio difundido en las últimas horas en los foros yihadistas, el portavoz del ISIL, Abu Mohamed al Adnani, insta a "avanzar hacia Bagdad", que será "la capital del califato", después de que su grupo haya tomado el control de otras zonas del país como Nínive.

"El ajuste de cuentas contigo [el primer ministro chií Nuri al Maliki] no va a ser en Samarra o Bagdad, sino en las impuras Kerbala Nayaf", amenaza Al Adnani en su discurso.

El portavoz del ISIL pide a sus combatientes que no dejen descansar a las tropas iraquís y que confíen en "la victoria de Dios". "Prepárense y no renuncien a ningún palmo de lo que han liberado, para que no vuelvan los del régimen salvo sobre nuestros cadáveres", subraya el dirigente yihadista.

En su opinión, "un Estado sin Dios no tiene poder", en alusión al régimen de Al Maliki y a la desbandada de sus soldados ante los ataques de los insurgentes sunís. "Un Estado no triunfa con soldados, armas y dinero, sino con la ayuda de Dios y la fe de sus soldados", agrega Al Adnani, que destaca que "el islam ha comenzado a enaltecerse y a triunfar".

Entrada en Tikrit

La ofensiva sobre el norte de Irak de los insurgentes sunís, encabezados por el ISIL, cobró este miércoles un nuevo impulso con su entrada en Tikrit, capital de la provincia de Salahedín, que los acerca a apenas un centenar de kilómetros de Bagdad.

El Ejército iraquí, que bombardea con cazas las zonas controladas por los rebeldes en Salahedín, parece por el momento incapaz de frenar a los extremistas, que ya amenazaron ayer con nuevas conquistas.

Apoyo de EEUU

Por su parte, Estados Unidos ha ofrecido su apoyo al Gobierno de Irak tras la ofensiva yihadista y el secuestro de diplomáticos turcos en la ciudad de Mosul, sucesos que la Casa Blanca ha condenado de manera enérgica en un comunicado.

"Apoyaremos a los líderes iraquís de todo el espectro político mientras forjan la unidad nacional necesaria para vencer a los radicales del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL)", ha indicado en un comunicado el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Acuerdo estratégico

Estados Unidos proporcionará toda la asistencia al Gobierno de Irak bajo el acuerdo marco estratégico firmado por ambos países al término de la guerra estadounidense en Irak, iniciada en el 2003.

Esa ayuda para combatir al ISIL ha incluido hasta ahora la entrega a las fuerzas de seguridad iraquís de 300 misiles Hellfire, munición para tanques y pequeñas armas, ametralladoras, granadas, rifles M16 y M4, entre otros, según la Casa Blanca.

Cónsul secuestrado

EEUU también ha ofrecido su apoyo a Turquía para liberar al cónsul y a varios diplomáticos turcos secuestrados en Mosul.

Los yihadistas del ISIL se han hecho con el control de Mosul, segunda ciudad del país, y de Tikrit, cuna del fallecido dictador Sadam Husein, después de enfrentarse a las Fuerzas Armadas iraquís, que se retiraron de la ciudad.