29 oct 2020

Ir a contenido

AVANCE HISTÓRICO

Colombia y las FARC alcanzan un acuerdo sobre las víctimas del conflicto

Ambas partes han firmado un documento que marca los principios para reparar los daños y esclarecer los hechos

ABEL GILBERT / Buenos Aires

Los negociadores de Colombia y las FARC, durante la lectura del acuerdo, este sábado en La Habana.

Los negociadores de Colombia y las FARC, durante la lectura del acuerdo, este sábado en La Habana. / EFE / ALEJANDRO ERNESTO

El Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC han anunciado este sábado la firma de un acuerdo histórico para alcanzar la paz y que tiene que ver con las miles de víctimas de un conflicto que dura ya medio siglo. El pacto será "la brújula" para abordar el debate sobre las víctimas y permitirá poner término a décadas de desgarramiento social, según ha destacado Humberto de la Calle, jefe de la delegación que representa al Estado.

El documento dado a conocer en La Habana ha provocado un fuerte impacto político en Bogotá, a una semana de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en las que Juan Manuel Santos aspira a la reelección pese a que la primera vuelta la ganó el opositor Oscar Iván Zuluaga.

Los derechos de las víctimas

"Es necesario reconocer a todas las víctimas del conflicto, no solo en su condición de víctimas, sino también y principalmente, en su condición de ciudadanos con derechos", se señala en el primer punto del documento. "No vamos a intercambiar impunidades", añade el texto. Los derechos de las víctimas del conflicto "no son negociables". De lo que se trata es de "ponernos de acuerdo acerca de cómo deberán ser satisfechos de la mejor manera en el marco del fin del conflicto".

El enfrentamiento entre el Estado y la guerrilla ha provocado desde 1964 más de 360.000 muertes. La discusión sobre la satisfacción de los derechos de las víctimas "de graves violaciones de derechos humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario" requiere necesariamente que estas participen del proceso que se avecina.

Avance importante

La trascendencia del documento había sido avanzada el viernes por el presidente Santos. La Organización de Estados Americanos (OEA) ha respaldado enfáticamente los esfuerzos para alcanzar la paz. El Gobierno y la guerrilla ya han llegado a entendimientos sobre otros temas muy sensibles: la cuestión agraria, la futura participación política de la insurgencia y el problema de los cultivos ilegales. Pero el paso dado este sábado, coinciden los medios, es mucho más importante.

El Gobierno y la insurgencia creen que hay que "esclarecer lo sucedido a lo largo del conflicto, incluyendo sus múltiples causas, orígenes y sus efectos"" La reconstrucción de la confianza "depende del reconocimiento de la verdad".

Las víctimas merecen una reparación. De acuerdo con el documento, "tienen derecho a ser resarcidas por los daños que sufrieron". Las partes coinciden en que el fin del conflicto y la implementación de las reformas que surjan del Acuerdo Final "constituyen la principal garantía de no repetición y la forma de asegurar que no surjan nuevas generaciones de víctimas".

Hacia la verdadera reconciliación

Sobre esta certeza se apuntalan las expectativas de una verdadera reconciliación. "Uno de los objetivos de la satisfacción de los derechos de las víctimas es la reconciliación de toda la ciudadanía colombiana para transitar caminos de civilidad y convivencia", se consigna.

Los negociadores en La Habana han acordado a su vez crear una subcomisión técnica, integrada por miembros de las dos delegaciones, con el fin de iniciar las discusiones sobre el último punto de la agenda de paz, y que se refiere al modo de dar por terminado el conflicto.

Temas FARC Colombia