29 oct 2020

Ir a contenido

ACTUACIÓN POR SORPRESA

El Ejército de Tailandia declara la ley marcial por las protestas

Los militares aseguran que no es un golpe de Estado sino una medida para restablecer la estabilidad política

El jefe del Ejército tailandés, Prayuth Chan-Ocha, ha declarado la ley marcial ante las protestas de la ciudadanía / ZOOM.IN

El jefe del Ejército de Tailandia, Prayuth Chan-Ocha, ha declarado este martes la ley marcial en el país para garantizar "la paz y el orden" en las protestas callejeras en las que han muerto 28 personas desde finales del año pasado. En un anuncio televisado durante la madrugada, Prayuth dijo que no se trata de un "golpe de Estado" y que el objetivo es evitar violencia entre grupos de manifestantes rivales y restablecer la estabilidad. La decisión ha cogido por sorpresa al país, incluido el Gobierno.

Tailandia vive desde hace seis meses que empezaron las protestas contra el Gobierno una situación de caos y vacío de poder. A principios de diciembre, el Ejecutivo de la exprimera ministra Yigluck Shinawatra disolvió el Parlamento y anunció elecciones generales para febrero, que posteriormente fueron boicoteadas por los antigubernamentales --que exigen una reforma total del sistema político-- y el principal partido opositor. El Tribunal Constitucional anuló en marzo los resultados de esos comicios, y hace dos semanas forzó la dimisión de Yingluck y nueve ministros por un caso de abuso de poder. La exprimera ministra, que también ha sido acusada de negligencia por el polémico programa de subsidios para el arroz por la Comisión Anticorrupción, fue sustituida por Niwattumrong Boonsongpaisan.

El jefe del Ejército, que asumirá a partir de ahora más poderes para controlar la seguridad, ha ordenado la disolución del Centro para la Administración de Paz y Orden, excepto los miembros del Ejército, la Marina o las fuerzas aéreas. Los militares asumirán así todas las tareas relacionadas con la seguridad, incluidos los interrogatorios de sospechosos y entrega de pruebas a las autoridades judiciales, hasta ahora a cargo del Gobierno interino.

Llamada a la calma

El Ejercito, que ha escudado su acción en una una ley redactada en 1914, intenta con esta medida frenar la escalada de violencia en las calles, como los ataques registrados la semana pasada en un campamento antigubernamental, que causó tres muertos y una veintena de heridos. "La gente no debe entrar en pánico, todavía puede vivir sus vidas de manera normal", ha subrayado Prayuth.

De momento, y a consecuencia de la entrada en vigor de la ley marcial, los manifestantes antigubernamentales han cancelado una marcha de protesta. Por su parte, los fieles al Gobierno, conocidos como 'los camisas rojas', han anunciado que seguirán con las manifestaciones en Bangkok.

El jefe del Consejo de Seguridad del Gobierno interino, Paradorn Pattanatabut, ha confirmado que los militares no consultaron con la Administración antes de declarar la ley marcial, sin embargo ha quitado hierro a la medida. "Todo es normal excepto que los militares son ahora los responsables de los temas de seguridad nacional", ha dicho.

Tailandia vive una grave crisis desde el golpe de Estado que derrocó en el 2006 al primer ministro Thaksin Shinawatra, hermano de Yingluck, y a quien sus detractores acusan de dirigir el Gobierno desde el exilio. El Ejército ha urdido 19 asonadas, once de ellas con éxito, desde que acabó la monarquía absolutista en 1932.