SECUESTRO MASIVO EN NIGERIA

Boko Haram reivindica el rapto de las 200 niñas y asegura que las venderá "en el mercado"

Una de las menores, que ha logrado escapar, asegura que las rehenes más jóvenes sufren hasta 15 violaciones al día

Una de las menores, que ha logrado escapar, afirma que algunas sufren hasta 15 violaciones al día. / YouTube

Se lee en minutos

El líder del grupo islamista Boko HaramAbubakar Shekau, ha reivindicado este lunes el secuestro de 200 niñas el pasado 14 de abril, en una escuela de Chibok, al noreste de Nigeria, y ha asegurado que las venderá "en el mercado". "Yo secuestré a vuestras niñas", afirma Shekau en un vídeo difundido por France Presse, confirmando así la implicación de su banda en el incidente y añadiendo que "pronto" se producirán más ataques.

El estado de las niñas, en entredicho

Por el momento, se suceden los rumores sobre abusos por parte de los secuestradores. Una de las niñas raptadas, que logró escapar, ha relatado que las rehenes más jóvenes sufrían hasta 15 violaciones al día. Incluso ella misma había sido entregada como esposa a uno de los líderes de la milicia.

Un día antes de que el grupo radical se responsabilizara del incidente, el presidente de NigeriaGoodluck Jonathan, reconoció en una entrevista televisada que el Gobierno federal desconocía el paradero de las escolares raptadas. Además, el mandatario reveló que ningún grupo se había responsabilizado del secuestro de las menores, de mayoría cristiana.

El mismo día del secuestro, la secta perpetró un atentado en la capital del país, AbuyaAbuya, donde murieron 75 personas y 216 resultaran heridas en una estación de autobuses, la misma en la que se registró otra explosión el pasado jueves, con 19 muertos y 60 heridos.

Ineficaz reacción del Gobierno

Desde el ataque, varias han sido las manifestaciones que se han sucedido en Nigeria, donde madres, intelectuales y ciudadanos han exigido una respuesta más contundente por parte del Gobierno. 

Noticias relacionadas

Boko Haram, que significa en lenguas locales "la educación no islámica es pecado", lucha por imponer la 'sharia' o ley islámica en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur. Desde que la Policía acabó en el 2009 con el exlíder de la organización, Mohamed Yusuf, los radicales han mantenido una sangrienta campaña, causando más de 3.000 muertos.

Con unos 170 millones de habitantes integrados en más de 200 grupos tribales, Nigeria sufre múltiples tensiones por sus profundas diferencias políticas, religiosas y territoriales.