20 ANIVERSARIO DEL GENOCIDIO

Ban Ki-moon: "La ONU debería haber hecho mucho más en Ruanda"

El secretario general de las Naciones Unidas admite el fracaso del organismo en la masacre de 1994, en la que murieron 800.000 personas a manos de radicales hutus

Ban Ki-Moon (izq) da la mano al presidente de Ruanda, Paul Kagame, este domingo en Kigali.

Ban Ki-Moon (izq) da la mano al presidente de Ruanda, Paul Kagame, este domingo en Kigali. / EVAN SCHNEIDER / UN (EFE)

2
Se lee en minutos

El secretario general de ONU, Ban Ki-moon, ha asegurado este lunes que las Naciones Unidas "pudieron" y "debieron" haber hecho "mucho más" en Ruanda para impedir las 800.000 muertes en el genocidio de 1994.

"Muchos miembros de la ONU mostraron un coraje sobresaliente, pero podríamos haber hecho mucho más. Deberíamos haber hecho mucho más", ha admitido Ban, en la ceremonia celebrada hoy en Kigali en memoria de las víctimas para conmemorar el vigésimo aniversario de la masacre.

El secretario general se ha felicitado, sin embargo, de que Ruanda haya "demostrado al mundo que la transformación es posible", en su discurso ante miles de ruandeses congregados en el Tutsi Amahoro Stadium de la capital ruandesa, donde 12.000 personas se refugiaron durante la matanza ocurrida hace veinte años.

"Cuando veáis a gente en riesgo y víctimas de atrocidades, no esperéis instrucciones [procedentes] de lejos", ha dicho Ban, en alusión a los empleados de la ONU.

Traumática experiencia

El genocidio de Ruanda sigue pesando, veinte años después, sobre la conciencia de la ONU, que ha admitido repetidamente su fracaso en la gestión de la tragedia y que ha basado en esa traumática experiencia gran parte de sus políticas posteriores.

Las alrededor de 800.000 víctimas que dejó la masacre están consideradas de forma casi unánime como una de las grandes manchas en la historia de las Naciones Unidas y de la comunidad internacional.

Duelo nacional

Antes del acto en el estadio, el presidente de Ruanda, Paul Kagame, ha encendido hoy en Kigali la Llama del Duelo Nacional que recordará durante los próximos 100 días a las víctimas del genocidio de 1994, ante miles de ruandeses que conmemoran la tragedia.

El día de luto nacional ha arrancado con el encendido de la antorcha en el Centro de Conmemoración del Genocidio de la capital ruandesa, en presencia de numerosos jefes de Estado y de Gobierno, además del secretario general de las Naciones Unidas.

Coronas de flores

Kagame y líderes mundiales invitados han colocado coronas, antes de que el presidente ruandés prendiera la llama, hacia las 10.30 horas locales (09.30 horas GMT), con la ayuda de Ban Ki-moon.

El conflicto estalló el 6 de abril de 1994 con el asesinato del entonces presidente ruandés, Juvenal Habyarimana, aunque existían indicios claros de la situación que se estaba gestando desde meses antes.

Retirada de 'cascos azules'

Noticias relacionadas

Al día siguiente, diez 'cascos azules' belgas que protegían a la primera ministra, Agathe Uwilingiyimana, fueron asesinados junto con la dirigente, lo que llevó a Bruselas a ordenar la retirada de su contingente.

La matanza que siguió terminaría con la vida de unas 800.000 personas en poco más de tres meses, la mayoría de ellas de la etnia tutsi asesinadas a machetazos por extremistas de la etnia hutu.